Así fue la visita de ‘Gabo’ hace 12 años a su natal Aracataca

Más de 20.000 personas lo esperaron alrededor de un tren que arribó a su pueblo siete años antes de su fallecimiento.

El 30 de mayo de 2007 no fue un día cualquiera en Aracataca, Magdalena, ese día pasó a la historia como uno de los más emocionantes para sus pobladores que vieron regresar en un tren amarillo, pero que tampoco era amarillo sino azul con naranjado y gris, a su hijo ilustre Gabriel García Márquez, después de 25 años de ausencia.

La visita del Nobel de Literatura estuvo llena de detalles 'garciamarquianos', propios de las historias de Macondo, descritas en las novelas de ‘Gabo’.

“Con Juan Gossain logramos que volviera al municipio de Aracataca después de 25 años y lo acordamos con él en una reunión en Cartagena en la que me dijo: yo quiero que los que me reciban sean los estudiantes, sin Policía ni Ejército, y así lo organizamos, pero eso se nos salió de las manos de tanta gente que había, eran más de 20.000 personas reunidas que no dejaban pasar a los estudiantes y entonces nos tocó recurrir a la fuerza pública para garantizar la seguridad del maestro”, describe Pedro Sánchez, actual alcalde de Aracataca, Magdalena.

García Márquez llegó a su tierra natal en los vagones de un tren en el que viajó desde Santa Marta, a través de la Zona Bananera, acompañado de su esposa Mercedes Barcha y por lo menos otras 100 personas entre periodistas, ministros, gobernadores del Caribe, amigos, empresarios, entre otros.

“Nos tocó bajarlo cargado del tren y el personero actual del municipio, Fabián Marriaga, se vino de Santa Marta con él y dice que cuando se bajó del vagón solo se sintió en medio de un remolino de gente y al reaccionar ya estaba en el parque central, todos estaban tan emocionados por verlo, tocarlo o decirle algo, que se mezclaban unos con otros buscando su oportunidad”, explica Pedro Sánchez.

El escritor colombiano realizó ese día un recorrido por las calles de Aracataca mientras era conducido al colegio Gabriel García Márquez, en donde lo esperó un grupo de teatro con una representación de Macondo y un almuerzo con un menú sacado de cuento: sierra en salsa criolla, ensalada de aguacate y, de postre, dulce de corozo en hojas de limón.

“Cuando llegamos al colegio eran las 3:00 de la tarde, él estaba sofocado y de repente me dijo: llévame que me quiero ir, y yo salí corriendo a buscar un carro para mandarlo de nuevo para Santa Marta pero en medio de la multitud no encontraba a nadie listo y solo se me cruzó un termo king, que había traído a unas 40 personas de otras partes, y ahí lo mandamos mientras el conductor dejó a los demás tirados”, asegura el Alcalde de Aracataca.

“Cuando lo íbamos a pasear por el municipio ocurrió una eventualidad con los carros y había una ambulancia que yo le dije que podíamos usarla, él tenía 80 años, y entonces me respondió: en la ambulancia cuando esté muerto. ‘Gabo’ tenía una memoria impresionante, por donde iba pasando recordaba todo, el nombre de las calles, la escuela en la que estudió, y todo se lo describía a Mercedes”, puntualiza el mandatario local.

 

 

Cargando