Boyacá: judicializan a transportador de marihuana de 7 millones de dólares

La marihuana tipo Crippy, provenía desde el Cauca e iba con destino a la zona fronteriza con Venezuela.

En Santana (Boyacá), la policía detuvo a un vehículo tipo camión, el cual transportaba paquetes de chitos aparentemente, pero los uniformados detectaron camuflados 1.602 paquetes de marihuana tipo Cripi, prensada y lista para distribuir en el exterior.

Lo que pretendías los traficantes, era distribuir 550 mil dosis marihuana, que en Colombia estaba avaluada en más de mil millones de pesos, pero que puesta en el mercado ilegal en otro país puede alcanzar la cifra de 7 millones de dólares.

El comandante de la policía de Boyacá coronel Carlos Triana aseguró que “en el procedimiento se dio la captura de Edgar Augusto Urbina Sierra de 31 años de edad, quien era la persona que transportaba esta mercancía. De esta captura, podrían desprenderse otras más”.

Hoy, la Fiscalía 32 seccional de Moniquirá le imputara cargos por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

Información preliminar indicaría que sería de propiedad de grupos al margen de la ley que delinquen en Cauca.

Caracol Radio conoció que con este operativo, se delató una ruta de marihuana y cocaína rosada entre el Cauca y Boyacá, con destino a países fronterizos con Colombia, especialmente a Venezuela. Al menos 7 rutas del narcotráfico que arrancan desde el Cauca hasta zonas limítrofes internacionales, quedaron descubiertas.

Los cargamentos, salen colmados de marihuana tipo Crippy, la más potente en estupefacientes, toda clase de drogas sintéticas, LCDS y hasta cocaína rosada, a menudo camuflados en víveres, alimentos procesados, confitería y autopartes.

Una de estas rutas sale desde el Cauca, pasa por el Huila al Putumayo y luego buscan llegar al Ecuador y Perú; otra ruta sale del Cauca hasta el Caquetá, y por río, pasan la droga para Brasil.

Otra ruta sale del mismo punto de origen, hasta el magdalena medio y la Guajira.

Pero en los últimos meses, los traficantes han preferido los corredores viales que conectan a Boyacá con norte de Santander, Arauca, Casanare y Santander. Esta sería una ruta fácil para los delincuentes.

La ruta en la que intensificaron el control, es la que conecta al Cauca con Cali, con el eje cafetero, Cundinamarca, Bogotá, los corredores de Boyacá que llevan a la frontera venezolana.

Cargando