Creció en un punto porcentual la percepción de inseguridad en Bogotá

El índice de victimización total en Bogotá se mantuvo en 46% en el segundo semestre de 2018, comparado con el mismo semestre del año anterior.

La Cámara de Comercio de Bogotá presentó los resultados de la más reciente Encuesta de Percepción y Victimización de Bogotá (EPV) que corresponde al segundo semestre de 2018. La medición se realizó entre el 10 de noviembre de 2018 y 13 de enero de 2019 participaron 10.498 personas, la muestra más alta desde que se realiza esta investigación (1998), y que representa todos los estratos y localidades de la Ciudad.

La percepción de inseguridad en la ciudad aumentó un punto porcentual en el segundo semestre de 2018 al compararlo con el mismo periodo del año previo. En la última medición, 61% de los encuestados manifestó percibir mayor inseguridad en Bogotá. Los habitantes de la Capital perciben que el lugar donde más se incrementó la inseguridad es el transporte público, con un 63%, el 29% considera que sigue igual y el 8% que ha mejorado.

El espacio público con establecimientos comerciales es el segundo lugar en el que los encuestados estiman que la inseguridad ha aumentado, 49% de ellos así lo manifestó, mientras que un 41% dijo mantenerse igual, y un 9% percibió que había mejorado. Entre los espacios que los ciudadanos creen que se ha incrementado la inseguridad son las calles, 48% de los encuestados asegura que se sienten menos seguros allí, frente a un 43% que opinan que sigue igual y un 10% que asegura haber mejorado.

Ante la pregunta ¿El barrio que usted habita es seguro?, un 22% de los encuestados lo considera seguro, el 33% lo considera relativamente seguro, el 35% inseguro y el 9% muy inseguro.

Resultado que es positivo para la ciudad. Los ciudadanos opinan que el sitio del espacio público más inseguro son las calles, con un 28%; seguido de los puentes peatonales, con un 21%; los potreros, con 15%; y los paraderos y los parques, ambos con 10% cada uno. El delito que más preocupa a los bogotanos sigue siendo el hurto, un 47% de los encuestados así lo manifestó. Así mismo, a un 10% de los encuestados le preocupa la venta de drogas y a un mismo porcentaje de la población le preocupa los homicidios.

Además, el 44% de los encuestados manifestaron que su fuente principal de información en materia de seguridad es el noticiero de televisión.

Lea también: En dos avenidas más de Bogotá se multará por sobrepasar los 50km/h

Victimización en Bogotá

Del total de encuestados, el 17% fue víctima directa de un delito, y el 29% señaló que alguien en su hogar fue el afectado. El índice de victimización total para el segundo semestre de 2018 se ubicó en 46%, es decir, no se presentó variación frente al mismo periodo del año anterior.

Dentro de la población de víctimas directas, la investigación señaló que el delito de mayor ocurrencia fue el hurto a personas, afectó al 60% de los encuestados. Le siguen en su orden el hurto a residencias (7%), las lesiones personales (5%), el vandalismo (5%), y el hurto a vehículos (5%).

En cuanto a los lugares donde más sucedieron los hurtos, la calle tiene el mayor índice con un 47%, es decir, tres puntos porcentuales por encima de lo registrado en la segunda mitad del año 2017. Le sigue el transporte público con 23%, indicador que registró que bajó 4 puntos frente a la medición del segundo semestre de 2017 cuando había sido de 27%.

El objeto más hurtado sigue siendo el celular con el 40% de los casos; luego el dinero en efectivo, con el 22%; y la billetera con el 13%. El indicador de denuncia, que mide si las víctimas de los delitos acuden a la autoridad, se situó en 41% en el segundo semestre de 2018, un aumento de seis puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2017 cuando se ubicó en 35%.

Del total de personas que se abstuvieron de denunciar los delitos ante las autoridades, un 25% dijo haber tomado esta decisión porque el trámite “demora mucho tiempo”, el 19% lo atribuyó a lo complicado del trámite, mientras que el 17% afirmó no hacerlo por falta de confianza en las autoridades.

Lea también: Bogotá se convirtió en destino de vacaciones

Cargando