viaje al Corazón del Caribe
Impacto ambiental

Cuando en Taganga había pescados hasta para regalar

Nostalgia de un profesor nativo de Taganga por los tiempos de buena pesca.

En Taganga, antes que leer y escribir, un niño aprendía a pescar con sus padres y abuelos, como le pasó al profesor Rafael Mattos, quien relata que desde los cinco años, a las cuatro de la madrugada salía en pequeñas embarcaciones.

Cuando llegaban de faena, el pueblo había una fecha colectiva, porque la gente llegaba de toda Santa Marta porque había tal abundancia que hacían pilas de peces en la calle hasta para regalar.

El profesor Mattos, rector del colegio de la población, los tiempos han cambiado. A los pescadores no les alcanza para comer, cada vez hay menos especies y más pequeños.

Taganga un corregimiento de Santa Marta, no tiene agua, vive un turismo desordenado y espera una segunda oportunidad sobre la tierra. 

 

 

Cargando