En Santa Marta, luchan por conservar el Caimán Aguja

Durante la expedición del ‘Viaje al Corazón del Caribe’ de Caracol Radio, se ha conocido la situación de esta especie en vía de extinción.

Una de las 11 especies de cocodrilos que habitan en toda América está en el Magdalena. Es el Caimán Aguja, que se encuentra en las aguas del río Don Diego, un sitio turístico ubicado en zona rural de Santa Marta, en donde turistas y propios llegan para conocer de cerca estas especies de suma importancia y que están en vías de extinción.

Caracol Radio hizo un recorrido en la expedición ‘Viaje al Corazón Caribe’ y conoció el hábitat natural del Caimán Aguja y se evidenció la necesidad de cuidar y proteger lo que hoy está a punto de desaparecer tras la presión de la caza por parte del hombre.

Es así, como la Corporación Autónoma de Magdalena, Corpamag, adelanta una campaña con la comunidad que busca la conservación del medio ambiente y la protección de este animal, a través de la campaña ‘Ruta del Caimán Aguja’, que no es más que resaltar la importancia de tomar conciencia sobre la responsabilidad que se debe tener al visitar estos sitios turísticos y sobre todo el trato hacia estos reptiles.

El Caimán Aguja este está dentro de la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y en peligro por la comercialización de su piel, es por eso que el personal de Corpamag, cuida y vigila a esta especie.

“Tratamos que la gente no los ataque y se conserven en las miradas. Nosotros trabajamos con el turismo de día porque de noche se trata de que ellos – refiriéndose a los reptiles – salgan a comer”, señala Elizabeth Medina, quien trabaja con la Corporación Autónoma de Magdalena, Corpamag.

En temas de seguridad, la funcionaria refiere que se debe proteger porque es una especie real que necesita del cuidado humano y más aún porque embellece los ríos.

“Si lo ves, no te puedes acercar a más de 10 metros; si le quieres tomar una foto hay que tener una distancia prudente. Si tienes algunos turistas a los que quieres enseñarles este animal, tienes que decirle que es real, que hay que tener distancia y no lo puedes alimentar y sobre todo que no lo puedes maltratar”, dice Elizabeth Medina.

 A través de la campaña 'Ruta del Caimán Aguja' se busca también evitar incendios forestales con la falta de conciencia que se le da a los viajes en familias, como los paseos de ollas, en donde dejan fogatas encendidas en sitios cercanos al río Don Diego, exponiendo estas y otras especies.

“Si en la ruta del caimán aguja deciden tomar algo, puedes tomar agua o cerveza, pero siempre ten en cuenta que los vidrios puede generar incendios forestales si lo dejas mal ubicado”, comenta la funcionaria y protectora del Caimán Aguja.

 

 

 

 

Cargando