Más de 12.000 niñas han sido vacunadas contra el papiloma humano en Boyacá

Con estas estrategias buscan reducir los índices de cáncer de Cuello uterino en mujeres boyacenses.

Fueron 101 casos nuevos de cáncer de cuello uterino en el 2018 y 19 casos nuevos al 15 de marzo del 2019 en Boyacá, se han convertido en una alerta para el departamento.

La secretaria de salud pública Mónica Londoño, explicó que la enfermedad, a todas luces, es prevenible a bajo costo: “un estilo de vida saludable, entendido como la suma de aquellos hábitos que adquiere una persona como responsable del cuidado de su salud, a través de la sana y balanceada alimentación, actividad física regular, consumo responsable de bebidas alcohólicas y el uso de condón en todas las relaciones sexuales, entre otros, constituyen factores protectores de éxito para prevenir esta penosa enfermedad que tantas vidas cobra”.

El cáncer de cuello uterino se puede identificar tempranamente “cuando se diagnostica a través de la realización de pruebas de tamización cuyos resultados deben ser consultados prontamente. De ahí la importancia de que las mujeres aprovechen todos los beneficios que las favorece y asistan a sus controles, se practiquen los exámenes ordenados, los reclamen y cumplan a cabalidad con los tratamientos médicos prescritos por el médico tratante”, dijo la referente de salud.

La causa principal del cáncer de Cuello uterino, es el virus del papiloma humano (VPH) y afecta generalmente a mujeres que están en edad productiva, por lo que además de la pérdida para sus familias, causa un impacto en la economía de sus países. En Colombia, el cáncer de cuello uterino es el tipo de cáncer más frecuente entre la población femenina y constituye la segunda causa de muerte por cáncer en esta población.

“En los últimos cinco años se han registrado en Colombia entre 4.500 y 5.000 casos nuevos y entre 2.000 y 2.200 muertes anuales por esta enfermedad, donde predomina la mortalidad en mujeres de edades comprendidas entre 60 a 69 años de edad”, sostuvo Londoño.

Aseguró que el llamado es que las familias se responsabilicen del cuidado de las mujeres desde niñas, y se promueve desde ya la aplicación de la vacuna, ya que el cáncer de cuello uterino por Virus de Papiloma Humano, VPH, es el único cáncer prevenible.

Es necesaria la práctica de estas pruebas para prevenir esta enfermedad: Citología para mujeres entre 25 y 29 años, una cada 3 años; la prueba de ADN-VPH para mujeres entre los 30 y 65 años una cada 5 años; técnicas de inspección visual en cuello uterino, cada 3 años, para mujeres entre los 30 y 50 años.

El cáncer de cuello uterino por Virus de Papiloma Humano, VPH, es el único cáncer prevenible, por ello, se invita a los padres y cuidadores a llevar a sus niñas a vacunar.

“Es importante que las niñas a partir de los 9 años de edad y hasta los 17 años, 11 meses y 29 días, se vacunen contra el VPH, aplicándose dos dosis, cada una con intervalo de seis meses”, sostuvo Londoño.

Durante el año 2018 se administraron 12.757 dosis en Boyacá y en esta vigencia ya han sido aplicadas 2.033 dosis, “por eso es necesario reiterar que las vacunas son gratis, de fácil acceso y seguras, por lo que resultaría inadmisible que las mujeres boyacenses mueran a causa de una enfermedad prevenible mediante la vacunación” sostuvo la directora de salud pública.

Este martes 26 marzo de cada año se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino a modo de establecer acciones de concientización e información sobre la importancia de efectuarse controles ginecológicos para evitar enfermedades, entre ellas, el cáncer.

Cargando