Opinión

Ayúdame a ayudarte

Columna de opinión de Rafael Vergara Navarro

El verdadero territorio de la guerra es la conciencia y la mía sigue impactada luego de que la presión interna y la de los 32 artistas del concierto internacional de Cúcuta no lograran flexibilizar y abrir la frontera, que por fortuna no se incendió como esperaban los militaristas.

Salvo protestas y contención, sin la simbiosis de la música bella y el amor solidario con la voz agresiva y cruel, bombas, fuego y los muertos en llamado día D.

En máxima tensión pido a todos, de un lado y otro, que no se llegue al extremo y que cantemos “solo le pido a Dios que la muerte no me sea indiferente” y con convicción gritemos ¡No a la invasión!

No hay que bajar la guardia, el fracaso de no poder imponer por la fuerza la introducción de la ayuda, dio inicio a la búsqueda de un nuevo incidente que posibilite la cantada acción militar para que EEUU derroque a Maduro.

Como parte de la estrategia la opción militar se ha “legitimado” al masificar, sin reacción, el decir que “no se descarta ninguna opción”, la que está articulada a la presión diplomática coliderada por el presidente Duque que ya alineó 50 países. Vivimos un retorno al pasado con Donald Trump abrogándose el derecho de definir el destino de una Nación Soberana, pese a su crisis.

Ojalá no sea invadida Venezuela, la nación hermana, la dividida y agredida cuna del Libertador. Sería una herida incurable en la historia de los que allí nacieron, para nosotros, sus hermanos siameses, y Nuestra América.

Si bien reunidos en el Grupo de Lima con presencia del presidente (e) Guaidó, los gobiernos (más cancilleres que presidentes) desestimaron la acción militar, el vicepresidente de EEUU Mike Pence, se reservó el derecho de usar las armas en tres eventualidades: cualquier tipo de daño a norteamericanos en Venezuela, una agresión a Colombia, su socio estratégico, y cualquier tipo de daño a Guaidó cuando retorne a su país.

No soy ni he sido Madurista, pero tampoco simplifico. Maduro es la cabeza de un proceso revolucionario en crisis, un partido (PSUV) con 6 millones de carnetizados, doctrina y militares conscientes que los recursos naturales de esa República son el gran atractivo para EEUU, y también para Rusia y China, a los que es imposible ignorar en esta crisis. ¿Ante la agresión militar cuál será la reacción?

Como nacionalista defiendo la autodeterminación de los pueblos y la solución pacífica de las controversias, principios fundamentales que, con la ONU como garante, han frenado –no siempre- la ambición de los poderosos.

Comparto la posición de México de abrir espacio a la mediación y no a la solución militar, y la de Uruguay que considera que la confrontación y el aislamiento alejan la solución política, entre otras, porque divididos institucional y socialmente una guerra civil o la invasión no resolverán la coexistencia de los enfrentados ni las necesidades de ese pueblo.

La crisis alimentaria, la diáspora y el conflicto político interno e internacional, concertó intereses diversos y unificó los sentimientos humanitarios de los que desean que la ayuda llegue, y otros que le apuestan, como Trump, a violentar la frontera y rendir a Maduro para que le entregue el poder y él posesionar de presidente a Juan Guaidó, un líder que hace 2 meses pocos conocían.

Duque a la cabeza de la diplomacia y de la ayuda, no mide el riesgo de involucrarnos en una guerra y olvida que en la Guajira, la frontera, han muerto por desnutrición 4.770 niños Wayú.

El provocador mensaje de Trump a los generales de las Fuerzas Armadas venezolanas de “amnistía o perderlo todo”, repetida con frialdad por el jefe del Comando Sur acompañado por jefe de nuestras Fuerzas Armadas, generó el rechazo airado del ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino.

Las fuerzas bolivarianas que manejan sectores estratégicos del Estado, poseen ideología y en número y equipamiento están entre las más poderosas de la región. No son las Fuerzas de Defensa de Panamá, destrozadas hace 30 años por el Comando Sur para capturar a Noriega, imponer a Endara como presidente e incumplir con el Tratado Torrijos Carter.

Las elecciones y los intereses me recuerdan que en esa invasión los helicópteros artillados por altoparlante entre los disparos y bombas decían “¡ayúdame a ayudarte a conquistar la paz y la democracia!”

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir