Niegan traslado de hospital a venezolana embarazada de gemelos en Boyacá

Denuncian que la mujer tiene embarazo de alto riesgo y debe ser trasladada a hospital de tercer nivel, pero no se ha efectuado por ser indocumentada.

Mujer embarazada. /

Gisselle Nathaly Teran Peña, llegó en estado de gestación gemelar a Duitama (Boyacá), desde estado de Trujillo (República de Venezuela) en noviembre del 2018 junto con su esposo y su primer hijo de 3 años: todos están indocumentados ya que salieron huyendo del vecino país, para buscar oportunidades de subsistencia en Colombia.

La joven de 20 años, que actualmente tiene aproximadamente 30 semanas de gestación, no ha podido trabajar debido a su embarazo, y su esposo, se dedica a la construcción cuando hay oportunidad.

En los últimos días, la mujer presentó fuertes dolores y complicaciones de salud debido a una caída que tuvo, y denunció que al abordar el servicio de salud, varias trabas dificultaron su atención rápida y oportuna.

“Vine al hospital regional de Duitama porque tenía un fuerte dolor en el vientre, pero no me atendieron porque estaba indocumentada, y me dijeron que no era una urgencia. Luego de que me caí, ya me dejaron entrar, me atendieron, me hospitalizaron y me dijeron que como mi embarazo es gemelar necesito un hospital de tercer nivel (este en el que estoy es de segundo nivel), pero ninguno ha querido recibirme según nos dicen, porque no tengo documentos, porque no tengo seguro y que estoy en condición de ilegal o indocumentada en este país. Además, tengo infección severa urinaria”, denunció en Caracol Radio la mujer venezolana.

Tras el anterior señalamiento de la ciudadana extranjera, Luz Mila Acevedo Galán, directora del Consultorio Jurídico de la Facultad de Derecho de la Universidad Antonio Nariño con sede Duitama, explicó en Caracol Radio que “se trata de un tema humanitario. Es indignante que se ponga por encima la vid de 3 personas, unos tramites administrativos. Si bien es cierto que el migrante tiene la obligación de hacer un ingreso legal y con toda la reglamentación al país, la situación irregular de Gisselle Nathaly no es algo que ella haya propiciado con dolo”.

Acevedo Galán, quien trabaja de la mano con ACNUR y Opción Legal, el tema de atención jurídica a personas con necesidad de protección intencional, en el marco del tema de migración masiva de venezolanos estamos, explicó que la ciudadana venezolana en estado de embarazo, no está indocumentada por el simple hecho de ir contra las normas colombianas.

Defendió que “cuando Gisselle se viene de Venezuela, no estaban expidiendo pasaportes en ese país para nadie, y eso pasa desde hace un año, y cuando ella ingresa a colombina en el paso fronterizo le permiten el ingreso, y como no tenía pasaporte, ella entra sin permiso temporal de permanencia. Al no poder portar ningún documento, no le pueden hacer ningún trámite, y la única opción que le dan es que se vaya del país, y eso implica que no va a recibir la atención médica adecuada en su país, razón por la cual decide ampararse en Colombia y en Boyacá".

Insistió en que "este es un tema de humanidad, no de papeles. Es una mujer que esta embaraza de dos bebés, es una joven que está por debajo de su peso, en unas condiciones particulares, y estamos en medio de una crisis fronteriza que le impide a ella hacer sus documentos, y eso es lo que estamos discutiendo: ¿qué es lo que debe primar?. ¿El derecho fundamental a la vida y la salud de dos niños y de una mujer, o que tenga o no un documento?, es decir que ¿si tú no tienes un documento, tu vida no vale nada?, aquí independientemente de que ella no tenga sus documentos, debe prestársele la atención cual sea que necesite”.

Por su parte, este medio consultó al director de Migración Colombia territorial Boyacá, quien aseguró que la ley es clara para prestar el servicio de salud a los extranjeros: “el estado Colombiano dice que se les debe garantizar urgencias y hostilizaciones a los ciudadanos extranjeros, pero si estos no están regularizados, no pueden acceder a toda la oferta que tiene el estado colombiano para estos temas de salud, dentro de otros. Un extranjero tiene derecho a la atención de urgencias y hospitalización, en dado caso de que se comprometa su vida, y es urgencia la debe determinar el centro hospitalario”, puntualizó Víctor Carrillo director de Migración Colombia en el departamento.

A su turno, la secretaría de Salud de Boyacá,afirmó que no se le ha negado la atención de salud a la ciudadana venezolana, y que se ha actuado conforme a lo establecido en la Ley colombiana. Añadió que desde el momento que se conoció el caso, han efectuado lo establecido en la ley, y que han buscado todas las oportunidades para que el sistema de salud de una respuesta en pro de la protección de la vida de la mujer extranjera y sus hijos.

“Desde el momento en el que nos informaron que era necesario el traslado, se comenzó a hacer un trabajo exhausto para buscar un hospital de Tercer nivel con los requerimientos necesarios para atender a la paciente. Desafortunadamente no lo encontramos rápidamente porque el único hospital de Tercer nivel, el San Rafael de Tunja, no contaba con espacio o con los elementos técnicos que solicitaban. Hay que aclarar que las remisiones para extranjeros, por ley, sólo pueden hacerse a centros asistenciales públicos, no podemos hacerlas a hospitales privados, y esto también es dispendioso”, dijo la directora de prestación de servicios de la Secretaría de Salud de Boyacá.

Agregó que “estamos a la espera de que el ginecólogo que ha venido atendiendo a esta paciente, nos envíe la certificación de que ya no es una urgencia vital y estamos esperando el concepto del médico, en donde nos dice que se le está haciendo el seguimiento sin que necesite el traslado. Tenemos todas las alertas y el personal responsable y necesario para que el caso finalice de la mejor manera. Si no le han dado remisión todavía, es porque la están revisando, y si no es una cosa grave, por eso no la han desembarazado. No es cierto que le hubiéramos negado la atención, porque en efecto ingresó por urgencias y está en cuidados de hospitalización, estamos en obligación de atenderla, y eso hicimos, ya la estabilizaron y me imagino que están esperados que lo niños se maduren más para poder efectuar un alumbramiento sin complicaciones extras”.

Mientras tanto, el consultorio jurídico mencionado en cabeza de Luz Mila Acevedo Galán, interpuso una tutela buscando beneficios para la salud de Gisselle Nathaly y sus gemelos,“pero el fallo negó el servicio de salud, el cual ya impugnamos y estamos esperando una nueva decisión”, manifestó Acevedo.

Mientras tanto la mujer venezolana continúa hospitalizada en el Hospital Regional de Duitama.

“Lo que sí tengo que reconocer, es que los médicos y enfermeras han sido muy humanos, me han atendido muy bien, y me han tratado respetuosamente y con todo su profesionalismo. Estoy agradecida con este personal médico que me mantiene con vida a mi y a mis hijos”, concluyó la joven venezolana.

 

 

 

Cargando