Aplicación del Código de Policía

Policía niega haber aplicado comparendo a un ciudadano por correr en Tunja

Según su versión, la sanción se impartió porque el ciudadano se negó a presentar su cédula para verificar antecedentes, y salió corriendo.

Nuevo Código de Policía /

La Policía Metropolitana de Tunja explicó que el comparendo se efectuó porque el ciudadano emprendió la huida cuando uniformados le solicitaron documentos para verificar antecedentes.

El 29 de mayo del 2018, uniformados de la Policía Metropolitana de Tunja le impartieron un comparendo al ciudadano Andrés Yesid Arias Vergara por comportamientos que “afectan las relaciones entre las personas y las autoridades”, situación explicita en el nuevo código de policía.

Según un video que se convirtió viral en redes sociales, el infractor denunció que había sido multado con $833.000 pesos por estar corriendo en espacio público.

“Yo tenía afán y corrí varios metros para llegar a mi trabajo porque iba tarde, pero la policía me impuso el parte por esa acción. No me parece justo tener que pagar $833.000 pesos por algo que no hice, yo solo iba corriendo para mi trabajo. Además, no cuento con los recursos para pagar todo eso, yo gano un mínimo al mes, y eso sería lo que tendría que pagar, situación que me obligaría a privarme del pago de mis necesidades, tales como: alimentación y vivienda, porque me quedaría un mes sin plata para comer y para arriendo, por ejemplo. He asistido a 3 audiencias con la inspección sexta de la policía, y lo que me dicen es que me mejor me acoja al pronto pago”, denunció el señalado infractor.

De otro lado, Caracol Radio conoció el documento que reposa en la Inspección Sexta de la Policía Urbana de Tránsito y Espacio Público, despacho donde está la medida correctiva y ante la cual el ciudadano elevó una apelación de la medida correctiva impuesta por el personal uniformado de la policía.

Según el documento, el comparendo se hizo porque el ciudadano Arias Vergara, habría puesto resistencia frente al requerimiento de los policiales.

“Los patrulleros se encontraban realizando registros en espacio público en medio de un plan de antecedentes a personas, que consiste en solicitar las cédulas a los ciudadanos para corroborar la identidad de las personas, y para realizar un registro rutinario. En esa actividad, abordaron al ciudadano, se le solicitó su documento, pero el ciudadano rechazó de forma descortés la orden impartida por los funcionarios y lo que hizo fue emprender la huida", sostuvo en Caracol Radio Ángela Patricia Rodríguez Sanabria, asesora Jurídica de Convivencia y Seguridad Ciudadana de la Policía Metropolitana de Tunja.

Agregó que "los uniformados entonces iniciaron la persecución, lo interceptan con el fin de verificar los motivos por los cuales se negó a dar su identificación, y el ciudadano de una manera grosera y descortés, aduce que él no es ningún delincuente, que no porta armas blancas ni sustancias prohibidas o psicoactivas, y se quejó porque según él, la policía no debería solicitarle ningún tipo de identificación; también adujo que iba tarde para su trabajo y que por esa razón no atendió la orden de la policía”.

Ante esa resistencia la policía aseguró que “en cumplimiento del deber legal y de la norma ley 1801 del 2016, los patrulleros dieron aplicación al artículo 35, numeral 5, que corresponde a los comportamientos contrarios que afectan las relaciones entre las personas y las autoridades; ese numeral 5, está relacionado al mal comportamiento, cuando una persona ejerce cualquier tipo de resistencia a la aplicación de una medida o a la utilización de un medio de policía. Esa conducta generó una multa general tipo 4 que equivale a 32 salarios mínimos diarios y a la orden de cumplir una participación en un programa comunitario o actividad pedagógica de convivencia”, explicó la asesora Jurídica de la Policía.

Añadió que “no fue capricho de los policiales efectuar el comparendo, sino que al contrario nuestros efectivos lo que hacen es en cumplir con la norma que los faculta para preservar la convivencia de los ciudadanos, para que acaten y cumplan las normas establecidas”.

Sin embargo, el ciudadano infractor sigue defendiéndose, e insiste en que la versión de los uniformados sigue siendo acomodada: “yo iba tarde para mi trabajo porque entraba a las 9am y llegué a Tunja a las 9:12am. Cuando me bajé del bus empecé a correr para llegar rápido a mi trabajo, a cualquier persona le puede pasar. El policía dice que me llamó y que yo seguí corriendo, pero yo no escuché seguramente en mi afán; al segundo llamado, yo me detuve, y se me van encima los policías, me piden el documento y les digo que me colaboren porque tengo que ir a trabajar y voy tarde”.

Arias Vergara indicó que incluso los policiales iban haciendo un uso brusco de la fuerza “me empujaron contra la pared, me requisaron, yo les digo que no soy un delincuente, me revisan enseguida el celular y les dije que yo no había robado nada. Ellos examinan el aparato, se dan cuenta que no es hurtado, corroboran que no tengo antecedentes, y el agente me dice que si tengo mucho afán, pues me hará un comparendo”.

El señalado infractor, indicó que “el comparendo al parecer se me impartió por ofrecer resistencia y eso no es cierto: en ningún momento yo choqué con ellos, nunca fui brusco ni grosero, jamás los toqué ni dije alguna palabra grotesca contra ellos, y tampoco atenté contra la seguridad o conveniencia de nadie. El único delito fue ir tarde para el trabajo. El policía cogió mi cédula, se la guardó en el bolsillo, tengo testigos de esto, y el uniformado nuevamente me la solicitó y dijo que yo no se la había querido entregar, entonces, es injusto”.

Sobre la cuantiosa multa, la teniente Rodríguez indicó que “a la fecha el ciudadano no ha tenido que pagar ni un sólo peso respecto a esa multa, toda vez que el saldo no ha sido dirimido por el inspector de policía mencionado. La Policía no impone multas porque es competencia únicamente del inspector de policía, autoridad ajena a la policía, quien decide si ratifica o revoca lo señalado en la orden de comparendo”.

Además señaló que “el ciudadano apeló el trabajo comunitario, y fue conocido por competencia por el inspector de policía, quien confirmó mediante acto administrativo, dicha medida correctiva respecto al programa comunitario. En el sistema sigue el incumplimiento a la asistencia pedagógica, el ciudadano aclara que sí asistió, que estuvo 3 horas, pero el tiempo mínimo del curso es de 6 horas como lo contempla la ley 1801, pero es deber del ciudadano certificar ante la estación de policía y ante el inspector que el asistió a la jornada pedagógica, y hasta la fecha el ciudadano no lo ha hecho por lo tanto en el sistema arroja ese incumplimiento a la comparecencia de ese programa o actividad que desarrolla la alcaldía”.

Respecto a la sanción pecuniaria, el infractor presentó apelación a la multa tipo cuatro, pero esa es competencia del inspector de policía sobre la decisión que se llegue a adoptar. Hay que decir que esta es la multa más cara que se puede impartir a partir del código de policía, y no se puede conmutar, es decir, que se debe pagar.

Precisó finalmente la policía que a ningún ciudadano se le podrá imponer un comparendo por correr en espacio público, e insistieron que en este caso, la sanción se impuso por desconocer la orden de la policía.

Finalmente la policía explicó que “si yo como ciudadano voy transitando en el espacio público nacional, y un policía me aborda para solicitarme que me identifique para que se proceda a un registro es obligación del ciudadano acatar dicha orden de policía, como lo ordena la Ley 1801, o ahí sí será objeto de sanciones”.

Cargando