Edificio Mónaco implosión

Así está el Mónaco antes de ser derribado

Este viernes será la implosión de esta antigua edificación construida por Pablo Escobar y en la que vivió junto con su familia.

El Mónaco es una edificación de siete pisos, tiene puertas de vidrio, grandes balcones y ventanales de techo a piso. Era blanco, ahora está gris, su pintura se ha deteriorado y no es para menos, lleva muchos años deshabitado.

Hay humedad y moho, es oscuro, sus paredes están llenas de grafitis, tiene uno que otro mueble maltrecho, se le robaron las lámparas y algunas puertas. De lo que fue en años pasados, cuando vivía allí el narcotraficante Pablo Escobar, ya no queda más que su historia.

En este lugar, ubicado en el sector del Poblado, vivía, con lujos inimaginables, el capo de la droga con su familia, pero allí también se realizaron grandes fiestas y orgías con modelos.

En su interior, en donde ahora no hay más que paredes llenas de barro, se planearon los más terribles atentados ejecutados por el cartel de Medellín.

El alcalde, Federico Gutiérrez, asegura que el Mónaco es el símbolo de la maldad y repugna que se haya convertido en lo que él denomina como un referente de turismo malévolo.

Las personas, principalmente extranjeros, van hasta ese lugar y se toman fotos para mostrar que estuvieron donde vivió el capo de la droga.

Ya todo está listo para demoler esta casa a la que por años nadie ha entrado más que las autoridades.

La alcaldía cedió propiedades a la Policía y a la Fiscalía para recibir a cambio el Mónaco y poder derribarlo, así, dice el alcalde, sacar de las calles cualquier cosa con el sello Escobar.

Cuando sea demolido, en ese lote se construirá un parque, museo memoria, para la comunidad.

 

 

Cargando