Investigación

La mitad de las fincas en Caldas no tienen sus escrituras legalizadas

Zona rural de Chinchiná, Caldas /

Esa es una de las conclusiones que dejó el análisis a la política pública del sector agropecuario caldense, realizado por el Centro de Pensamiento en Desarrollo Sostenible de la Universidad Nacional, sede Manizales.

Uno de sus investigadores, Carlos Mario Ramírez, dijo que el analfabetismo en este grupo poblacional hace que las brechas y desigualdades con respecto al entorno urbano sean cada vez más grandes, pues según el censo rural realizado en el año 2.016, la tasa de moradores en el campo de Caldas que no saben leer y escribir es superior al 17 por ciento, lo que significa casi 50.000 personas.

Entre tanto, Andrés Felipe Gómez Sánchez, experto de la institución académica que también participó en el estudio, señaló que no existen centros de acopio que permitan almacenar los productos agrícolas de los 27 municipios del departamento, además que existe muy baja asociatividad para hacer una mejor comercialización e incursionar en mercados con clientes más grandes, que exigen mayores volúmenes de mercancía.

“ El hecho de que el 50 por ciento de los predios no estén debidamente legalizados ante la Superintendencia de Notariado y Registro, ocasiona que los productores no puedan acceder a créditos para sus proyectos. Es algo que consideramos muy grave, ya que el campo necesita de la financiación que ofrecen el sector privado y el gobierno.

Aunque Caldas sea una región agrícola, falta mucho que se genere valor agregado en sus procesos como se hace con el aguacate Hass o los cafés especiales, ya que sólo nos estamos dedicando a producir materias primas, que no dan muchas ganancias y se enfocan en los mercados locales.

Se necesita más unión en este sector del campo porque por ahora no se consigue llegar a cadenas de mercado de alto impacto, ya que la mayoría de personas apenas tienen entre una y tres hectáreas de terreno, por lo que no alcanzan a cumplir con grandes pedidos “ manifestó

Catalogó como positivo el hecho de que exista ya una hoja de ruta para la ejecución de metas en el sector agrícola de Caldas con miras al año 2.035, ya que así se dará una orientación al sector que permitirá mejorar las condiciones de vida de sus habitantes y el acceso a mejores oportunidades de desarrollo e inclusión social.

Cargando