Alto San Jorge se enriquece con graduados del Plan de Becas Cerro Matoso

En este programa, pionero en el país, el sector privado capacita a las comunidades para que sean ellas las que se empoderen de su progreso.

Hace cinco años, la minera Cerro Matoso se dio a la tarea de transformar en el Alto San Jorge, uno de los sectores más abandonados de la región, a través del acceso a la educación superior de los jóvenes que viven en las zonas rurales, de familias de escasos recursos y sin ninguna oportunidad de ingresar a formación más especializada.

Fue así que con el liderazgo del Vicepresidente de Asuntos Corporativos, Luis Marulanda, y todo el equipo que atiende el relacionamiento con las comunidades, se concertaron los acuerdos que dieron vía libre al ambicioso proyecto.

Pasados cinco años de ejecución, el balance no puede ser mejor: la empresa financia 86 becas para jóvenes de las comunidades, diez jóvenes ya tienen su título profesional, 20 se graduarán en un término de dos meses. Los demás están cursando su plan de estudios conforme el año de inicio. Adicionalmente, 22 becarios de los cascos urbanos del Alto San Jorge se benefician a través del programa PAE, el cual es financiado entre empresa y empleados.

En la jornada de celebración de los cinco años, el presidente de Cerro Matoso, Ricardo Gaviria, dijo que, “Compartir con los becarios de Cerro Matoso que ya son profesionales de varias universidades y cuyo origen son las comunidades campesinas, indígenas y afro de la zona de operación en donde las oportunidades para estudiar son mínimas, no tiene precio”.

El vicepresidente Marulanda señaló que, “para Cerro Matoso es muy satisfactorio sembrar una semilla de nuevos profesionales en donde antes no había esperanzas. Estas comunidades requieren estos talentos para empoderarse del desarrollo. Es emocionante palpar el júbilo de los jóvenes y sus familias. En pocos años se tendrá en el Alto San Jorge la nueva generación de líderes formados en las universidades gracias a Cerro Matoso”.

En este programa, pionero en el país,  es el sector privado el que capacita a las comunidades para que sean ellas las que se empoderen de su progreso. El plan incluye no solo el desembolso económico para toda la carrera, desde la presentación de los exámenes del Pre-Icfes y el ingreso y adaptación a una universidad, se realiza un acompañamiento desde la Fundación Cerro Matoso.

La hija orgullo del padre

Manuel de Jesús Taborda es el presidente del Consejo Comunitario de Comunidades Negras de Boca de Uré, su hija Tatiana es de las primeras beneficiadas y en breve se titulará en Comunicación Corporativa en la Universidad de Medellín. Hizo sus prácticas en Cerro Matoso.

Dice el padre que tener profesionales era algo imposible y que solo con el programa de Cerro Matoso las comunidades lograron abrir esta alternativa. “Para transformar a las comunidades, los jóvenes deben ir a la educación superior. Este plan ha impactado mucho y ha revolucionado la región. Ahora todos los muchachos aspiran a las becas. Ellos son los llamados a gestionar el desarrollo, las problemáticas son sociales. La calidad de vida ha cambiado en las familias”.

La hija, inspirada por la alegría, señala que, “no fue solo una beca, fue un acompañamiento total de la Fundación, fue un proceso hermoso y enriquecedor. Cerro Matoso trae desarrollo, es un gana-gana”.

Responsabilidad y compromiso

Una de las primeras graduadas fue Diani Vitar, quién se formó como Técnico Laboral por Competencias en Cocina Internacional y Organización de Eventos en el Instituto Tecnológico San Agustín de Montería, Córdoba. Pertenece al Cabildo Indígena de Puente Uré. “Fue una gran oportunidad haber recibido este beneficio. Es el logro más signitifcativo a nivel personal y profesional. Agradezco a Cerro Matoso y a todos los que me apoyaron a cumplir mi gran sueño”. Diani recibió mención de honor por el mejor proyecto de grado en su carrera.

Disciplina

Luis Alfredo Mora, de la Junta de Acción Comunal de Boca de Ure, estudiante y pasante de Ingeniería de Sistemas, ganó el primer puesto de HACKATHON 2018, en el programa transformación digital en Montería. “Acceder a la educación superior y poder estudiar la carrera que a uno le apasiona es el secreto para lograr destacarse en los proyectos de investigación. Es maravilloso poder conocer todas las grandes cosas que puedo llegar a crear, esa es mi fuente de motivación y por eso siempre doy todo lo mejor”, dice Mora. Actualmente es estudiante en práctica de Informática.

Testimonios

“Cerro Matoso nos está bridando posibilidades para lograr los objetivos profesionales que desde las comunidades se ven como imposibles. Hay que hacer sacrificios para lograr las metas y nada es fácil. Esta beca es una bendición”. Luis Fernando Romero Carvajal, de Pueblo Flecha, de San José de Uré. Tecnólogo en Gestión de Recursos Naturales, SENA, Caucasia.

“Es difícil adaptarse a la ciudad y a la ausencia de la familia, pero el proceso es muy enriquecedor. La universidad se veía como algo imposible. Haber logrado la beca fue gratificante. Las comunidades tienen esperanzas en nosotros, en los nuevos profesionales. Es necesario llevar apoyo a nuestra gente”. Loraine Martínez, de Torno Rojo. Trabajo Social en la Universidad Minuto de Dios.

“Proyecto ejemplo para el país”

El gobernador indígena Náfer Álvarez estudia Derecho por cuenta de una beca de Cerro Matoso. “Es un orgullo tener estas oportunidades de formar a los jóvenes. La comunidad se ha transformado porque tenemos personas con formación en diferentes áreas del conocimiento. Esta oportunidad que se está brindando aquí no existe en otra parte del país”.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir