TERRORISMO

Floridablanca y Santander despiden al cadete Ojeda

Miembros de la Policía; de la Secretaría de Tránsito y de la Hermandad de los Nazarenos dan el último adiós a uno de las víctimas del ataque del ELN.

En la misma iglesia de San Juan Nepomuceno de Floridablanca, en donde se encontraba el pasado 24 de diciembre, revestido como nazareno, para rezar la novena de aguinaldo, despidieron a César Alberto Ojeda Gómez, el cadete de la Policía Nacional, muerto en el atentado terrorista del ELN perpetrado en la escuela de formación de oficiales de la institución en Bogotá.

La Hermandad de Nazarenos, la cofradía de la cual hizo parte el cadete, desde muy niño, fue uno de los grupos que acompañó la ceremonia religiosa; también estuvieron altos mandos de la Policía Nacional y agentes de la secretaría de Tránsito de Floridablanca, la entidad para la cual ha trabajado su padre César Ojeda, durante 27 años su padre.

En entrevista con Caracol Radio, el alférez dijo que perdonaba a los autores del ataque con explosivos. "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen", afirmó horas antes de marchar junto al féretro de su hijo hacia Tierra Santa, uno de los parques memoriales ubicados en el anillo vial.

César Alberto fue uno de los cinco santandereanos que murieron durante la explosión de 80 kilos de pentolita, en la escuela de cadetes de la Policía Nacional. 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir