Alarma en Boyacá por ataques de perros y gatos transmisores de rabia

Los niños han sido los más afectados por este tipo de ataques: en el 2018 se presentaron más de 5.600 agresiones, y siguen aumentando.

El último caso de muerte por rabia en Boyacá, ocurrió en Moniquirá, en el año 2009 y fue ocasionado por un gato.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico de Boyacá, el número de personas agredidas por animales potencialmente transmisores de rabia, ha presentado un aumento con el transcurrir de los años; para el 2016 fue de 5.027, en el 2017 de 5.524, en el 2018 de 5.637; y en los primeros 17 días del 2019, van 100 casos registrados, siendo los perros los principales agresores..

“La manera más efectiva para evitar la rabia en los humanos es precisamente la vacunación de los principales transmisores que son los perros y gatos, ésta debe realizarse a partir de los tres meses de edad y una vez cada año”, sostuvo la directora de Salud Pública, Mónica María Londoño Forero.

Señaló que la tenencia responsable de animales de compañía, control de animales callejeros, esterilización quirúrgica y demás actividades, son parte de las responsabilidades para evitar situaciones de riesgo.

Toda persona agredida o atacada por cualquier animal, debe acudir de inmediato al Centro de Salud más cercano, independientemente de que tal agresión se considere leve o de poca importancia, pues solo así podremos identificar y magnificar la problemática para generar soluciones efectivas. Cuando se sufre una agresión por parte de cualquier perro o gato, sin importar si está o no vacunado, también debe ser reportada al Sistema de Salud de inmediato, de tal manera que desde allí se establezca la necesidad de observar los animales o adoptar las medidas que se estimen pertinentes; es necesario que la persona afectada lave la herida con abundante agua y jabón, preferiblemente sin aroma y se desplace de inmediato al Centro de Salud más cercano”, añadió Londoño.

De acuerdo con el Boletín, cerca del 40% de las agresiones se presentan en menores de 20 años, y la mitad de ellas en menores de 10 años; durante el año 2018, 65 personas que fueron agredidas requirieron hospitalización, y cerca del 90% de los casos fueron causados por perros y afectaron por igual a mujeres y hombres.

La rabia es una zoonosis mortal y transmisible, producida por el virus rábico, que afecta a los animales de sangre caliente; esta enfermedad se produce en los humanos casi que exclusivamente por la mordedura de un animal rabioso, principalmente perro o gato, aunque animales silvestres como los murciélagos hematófagos infectados con el virus, también son transmisores.

En lo que atañe a rabia silvestre, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) recomienda que no se manipulen animales silvestres y, que en aquellos territorios enzoonóticos, es decir donde hay alta presencia de murciélagos hematófagos que son aquellos que ingieren sangre, el control de su población debe hacerse mediante la captura, clasificación, tratamiento con anticoagulante y posterior liberación.

Además, es importante la vacunación antirrábica de bovinos y eventualmente de otras especies animales, así como tomar medidas de protección en viviendas y con las personas, las cuales deben estar acompañadas de acciones de información, educación y comunicación

Cargando