Familias campesinas se comprometen a proteger el oso andino

Tendrá el apoyo de Grupo Empresarial Argos, por medio de su Fundación Grupo Argos.

Diez familias campesinas, en 13 predios localizados en los departamentos del Valle del Cauca, Risaralda y Chocó, firmarán un compromiso para convertirse en aliados en la protección del oso andino, una especie esencial para la conservación de amplias zonas de bosque y de páramo.

El acuerdo se suscribirá como parte del programa Conservamos la Vida, una alianza público-privada de la que forman parte el Grupo Empresarial Argos (por medio de su Fundación Grupo Argos y de las filiales Cementos Argos y Celsia, además de Epsa) junto con Wildlife Conservation Society, Parques Nacionales Naturales, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, la Fundación Smurfit Kappa y la Fundación Mario Santo Domingo.

Gracias al compromiso que se firmará hoy, los campesinos obtendrán beneficios que mejorarán la productividad y los ingresos económicos asociados con el cultivo del café y con la actividad ganadera, en este último caso reduciendo las áreas destinadas a su práctica extensiva. El evento se llevó a cabo en el municipio de El Águila, Valle del Cauca, en límites de este departamento con Risaralda y Chocó,

Por medio de este acuerdo, se liberarán zonas en las que se adelantarán trabajos de aislamiento de bosques y restauración ecológica que ampliarán la cobertura de los bosques andinos típicos de esa región. En total, se protegerán 295,73 hectáreas de bosque, las restauraciones sumarán 74,19 hectáreas, de las cuales 34,46 se encuentran dentro del Parque Nacional Natural Tatamá, lo que se espera que beneficie un aumento de la presencia del oso andino en un área de 13 km2.

Conservamos la Vida

El programa Conservamos la Vida pretende reducir las zonas de superposición entre el día a día de los campesinos y la vida silvestre de los ecosistemas en los que vive este emblemático mamífero. En este caso, los investigadores calculan que, con la firma de estos acuerdos de conservación, se disminuirá en un 30% la probabilidad de que se generen conflictos entre el oso andino y las personas que habitan este lugar.

El programa se propone promover la coexistencia con las comunidades rurales que habitan en las inmediaciones de los Parques Nacionales Naturales Tatamá, Farallones de Cali y Munchique.

Debido a su carácter como especie sombrilla y valor objeto de conservación del Parque Nacional Natural Tatamá, la protección del oso andino significa salvaguardar amplias zonas de bosque y de páramo, lo que también permite la protección de las fuentes de agua.

Cargando