En los zapatos de un habitante de Sabana de Occidente que trabaja en Bogotá

Las personas que viven en municipios cercanos a la capital están 24 días metidos en un bus cada año.

En los zapatos de un habitante de la Sabana /

Judith Medellin es una de las más de un millón de personas que viven en municipios de la sabana de occidente, vive en Madrid (Cundinamarca), todos los días en promedio se demora dos horas de ida al centro de Bogotá y dos horas de vuelta. En pasajes son $11.000 diarios.

Judith es psicóloga y trabaja en el colegio San Francisco de Asís en la localidad de Martires entra todos los días a las 8 de la mañana por eso tiene que salir de su casa a las 6 de la mañana.

“La demora es en la calle 13 por la gran cantidad de camiones que hay en la vía ojalá funcione lo más pronto posible la restricción a los vehículos de carga para que mejore el tiempo en estos trayectos”, manifestó Judith.

Albeiro Caicedo es otro habitante de Madrid que encontramos dentro del bus dice que entre semana sólo llegar a Fontibón puede tardar 45 minutos mientras que un domingo con menos tráfico tarda 15.

“El problema son los camiones y los accidentes de latas que generan ese represamiento vehicular que es una pérdida de tiempo para nosotros”, sostuvo Albeiro.

Lo que esperan los habitantes de municipios como Funza, Mosquera, Madrid y Facatativá es que el tren de cercanías o Regiotram se vuelva una realidad lo más pronto posible porque el trayecto les ahorraría más de una hora.

Cargando