Tras incendio de templos kankuamos, queman otros en comunidad wiwa en La Guajira

Repudio, conmoción e indignación produce la quema de las Kankurwas, Unguna y Usha, de los pueblos Wiwa, afirma la Onic.

Kankurwas Unguna y Usha /

Solo 24 horas después de haber sido quemadas dos kankuruas del Pueblo Kankuamo en Guatapurí, Sierra Nevada de Santa Marta al norte de Valledupar, y sin que hasta ahora las autoridades hayan establecido las causas o capturado a los responsables, el pueblo Wiwa también fue objeto de otro acto considerado terrorista al ser incendiadas dos casas ceremoniales Ungana y Ushui (hembra y macho).

Este hecho “se suma a la estrategia de etnocidio que los pueblos de la Sierra Nevada”, denuncia el coordinador de Derechos Humanos del Pueblo Wiwa, Pedro Loperena.

La Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, informó que “el nuevo hecho ocurrió aproximadamente a las 9:30 de la noche del mismo jueves, en la comunidad Wiwa de Sheyamake, ubicada en la finca Arimaka, territorio recuperado hace 4 años, en plena troncal del caribe, vía Riohacha municipio de Dibulla, cuenca del rio Jerez en La Guajira.

La comunidad del Pueblo Wiwa se encuentra en territorio ancestral reconocido en la sentencia 849 del 2014, donde cohabitan población Wiwa desplazada o víctimas del conflicto de Make, Coroal y el Limón, quienes vienen siendo objeto de presencia de grupos armados ilegales y de actores extractivista de la minería ilegal, cuyas autoridades indígenas han recibido ofertas para permitir la extracción de oro; ante la negativa, han amedrantado a las autoridades como el coordinador de territorio del pueblo Wiwa.

Estos y otros hechos fueron denunciados en la Audiencia con la Corte Constitucional y la Procuraduría General de la Nación, el 1er de Agosto en Nabusímake, capital del Pueblo Arhuaco.

Luis Fernando Arias, consejero mayor de la ONIC, señala que “ningún actor armando, legal e ilegal, y mucho menos los actores extractivista podrán amilanar la fuerza y silenciar a nuestros pueblos, en su lucha por la defensa y exigibilidad de los derechos ancestrales, y más ahora en contexto de paz”, por ello “nos unimos al clamor de los Hermanos Wiwas y Kankuamos, y demás hermanos de la Sierra Nevada, para que estos hechos sean esclarecidos en coordinación con nuestra autoridades propias, y se garanticen los derechos a la integridad y la vida, para seguir perviviendo física y cultural en nuestros territorios ancestrales”.

Cargando