120 niños y jóvenes se reencontraron con sus madres internas en El Pedregal

La iniciativa fue liderada por la Fundación Akapana, con el aval del Inpec y el apoyo de la Alcaldía de Medellín.

Un grupo de 120 niños y jóvenes, provenientes de distintos lugares del país, tuvieron este jueves la posibilidad de reencontrarse con sus mamás durante una visita a la cárcel El Pedregal, en Medellín. La iniciativa fue organizada por la Fundación Akapana, contó con el aval del Inpec y con el apoyo de la Alcaldía de Medellín, a través del Despacho de la Primera Dama, y su estrategia Tejiendo Hogares.

 

Los niños, con edades entre uno y 17 años, llegaron desde Jamundí, Bogotá, Cali y varios municipios de Cundinamarca y Antioquia para reunirse con sus mamás, a quienes no habían visto en años.

 

Desde la Alcaldía de Medellín se activó un grupo de trabajo para atender a los niños y jóvenes, y generar un espacio apropiado para el reencuentro. Profesionales de programas como Buen Comienzo, el Inder, y el de Intervención Social en Cárceles, los recibieron y les brindaron herramientas de atención social, de recreación y acompañamiento sicológico.

 

Estos menores de edad fueron alojados en una finca en el corregimiento San Cristóbal y allí estuvieron acompañados por el equipo de la Alcaldía de Medellín y del Despacho de la Primera Dama para garantizar las mejores condiciones en su estadía.

 

“Facilitar estos espacios de encuentro y de fortalecimiento de los lazos familiares es vital. Estos niños sueñan con ver y abrazar a sus mamás. Ellas también esperan esos momentos y más sabiendo que están privadas de la libertad y lejos de sus hogares. De ahí que valoramos y apoyamos este esfuerzo que hace la Fundación, con el apoyo de la dirección del centro penitenciario, y por eso facilitamos lo que esté a nuestro alcance”, precisó Margarita María Gómez Marín, primera dama de Medellín.

 

Los menores de edad se reencontraron con sus mamás hacia las 9 de la mañana. Desde esa hora compartieron risas, lágrimas, abrazos y regalitos que ellas mismas les hicieron durante sus largos días de encierro.

 

Al final de la jornada, los niños y jóvenes regresaron a la finca donde recibieron obsequios de una reconocida marca de ropa infantil y de la Cruz Roja Colombiana, antes de iniciar su retorno a sus lugares de origen.

Cargando