LUTO

Padre de niños envenenados había intentado quedarse con ellos

Miguel Osma reportó que los dos pequeños que sobrevivieron están fuera de peligro. Uno de ellos permanece en una clínica de Bucaramanga.

Miguel Osma, padre de dos de los tres niños envenenados por su madre, un hecho que estremece a Bucaramanga, reveló que hace algunos meses, intentó que el Bienestar Familiar le entregara la custodia de los pequeños.

Sin embargo, el Instituto no atendió la petición y no hizo ningún tipo de visita para constatar cómo vivían los niños con su madre, Lida Infante, la mujer de 28 años que el viernes 3 de junio, les dio una bebida que contenía una sustancia organofosforada que ella misma consumió.

Osma definió a su excompañera como una mujer temperamental que agredía a los niños; ella vivía en el barrio Quinta Estrella, el sitio donde se consumó el intento de homicidio, el delito por el cual fue capturada en una de las clínicas de Bucaramanga.

En uno de los centros de atención de Bucaramanga falleció la niña de 6 años; la mayor, la de 13, fue dada de alta. El niño menor, de 4 años ya está fuera de peligro y saldrá de la clínica en próximas horas.

El padre de los dos niños no sabe qué pudo ocurrir como para que Lida Santos intentara matarlos dándoles una sustancia que hizo pasar como vitaminas.

Cargando