Indígena que mató a sus hijos y esposa se salvó de la muerte y se fue para la cárcel

Un juez le imputo el delito de feminicidio, pero tendrá que responder por la muerte de sus hijos.

Niños desaparecidos por su padre aparecen muertos /

Tras salvarse de la muerte, el hombre que asesinó a sus dos hijos y a su esposa, fue dado de alta en el Hospital San José de Popayán, pero se fue directo a la cárcel.

Así lo determinó la justicia ordinaria que asumió el caso de este individuo Jhon Rivera Ramírez, perteneciente a la comunidad indígena Páez en el municipio de Inzá, al oriente del Cauca. Los médicos explicaron que las heridas que se propinó para tratar de suicidarse no fueron graves y en consecuencia en tres días fue dado de alta.

Al individuo le fue imputado inicialmente el delito de feminicidio, por los hechos ocurridos el sábado 22 de abril cuando llegó a un inquilinato en el que residía con su expareja y la atacó con un arma blanca. Posteriormente intentó suicidarse. Antes de este crimen, ya había ultimado a sus dos hijos de 7 y 9 años y los semienterro en un predio de la vereda Los Milagros, municipio de Inzá. Los cadáveres de los menores fueron encontrados dos días después, por la misma comunidad.

Rivera Ramírez, laboraba dentro del Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC y en la IPS indígena que tiene la organización y además fue escolta de la líder indígena Aida Quilcué, según se informó.

Mientras avanza el proceso judicial por la justicia ordinaria, las autoridades indígenas hacen un análisis para determinar su competencia en la aplicación de su justicia propia.

Cargando