Incendio en Chinchiná

La tragedia del barrio La Frontera de Chinchiná

Los habitantes del lugar aún no entienden por qué les ocurrió esto

Frente a los escombros, detrás de una cinta amarilla que sostienen los uniformados de la policía Doña Luz Estrella y al menos 35 vecinos suyos observan las ruinas que dejó el incendio que comenzó a las 9:30 de la noche anterior en el barrio La Frontera en Chinchiná (Caldas) y que se prolongó hasta altas horas de la madrugada.

Por todo el municipio el aire huele a humo, ya que algunas brasas aún siguen ardiendo pese al arduo trabajo de los bomberos y al torrencial aguacero que cayó por más de dos horas sobre esta población.

En el corrillo los curiosos y damnificados lloran la muerte de tres hermanitos a los que escucharon gritar y pedir auxilio mientras el voraz incendio consumía la vivienda en la que estaban solos y encerrados con seguro.

"Cómo pudieron dejar a los niños encerraditos. Por eso no pudieron salvarse. Esto fue terrible y desgarrador porque a los niños los encontraron abrazaditos. Incluso un vecino que los encontró nos contó que de lo quemados estaban pegados".

Los testigos relatan que la mamá de los niños también resultó con quemaduras. Cuando intentó sacar a sus pequeños las llamas la lesionaron en sus piernas. Estuvo unas horas recibiendo asistencia médica y ya fue dada de alta.

Esta es la segunda tragedia que enluta a Caldas este año y en la que las víctimas son niños. Hace dos semanas en Neira tres menores perdieron la vida en su vivienda a causa de un derrumbe.

Cargando