Vuelven a hospitalizar al alcalde de Tunja, Boyacá

El mandatario de los tunjanos sufrió una recaída cuando se recuperaba en su casa de un infarto de miocardio.

El estrés laboral sería la causa principal de los problemas cardiacos actuales del burgomaestre.

Aparentemente el alcalde Pablo Emilio Cepeda Novoa, no quiso guardar del todo la recomendación médica de reposo absoluto en casa.

De acuerdo con fuentes cercanas al burgomaestre, estaba muy preocupado por fallar algunas citas programadas desde el año pasado con los ministerios.

Un dolor similar al que presentó el día que sufrió el infarto, lo alertó de nuevo y lo llevó a requerir atención de urgencia.

Por eso, el mandatario de los tunjanos, tuvo que ser internado de nuevo en la clínica Mediláser de Tunja, para que en condiciones reales de reposo y en vigilancia médica mucho más estricta, se le pudiera seguir aplicando su tratamiento de rehabilitación, y una serie de exámenes cardiovasculares que permitan detectar nuevos eventos coronarios provocados por el infarto de miocardio que sufrió el funcionario el pasado 10 de enero.

De acuerdo con la clínica “actualmente el alcalde se encuentra en manejo y seguimiento por el grupo médico de cardiología con condición médica estable y evolución clínica y paraclínica estable”.

Al Cepeda Novoa se le había ordenado una incapacidad de un mes, la cual probablemente decidan extender más días debido a su recaída.

Al alcalde Cepeda se le suspendió el uso del celular, y se restringieron las visitas a funcionarios de la alcaldía para temas laborales.

Además, continuará en estudios diagnósticos y en monitorización constante en la clínica. 

 

Cargando