En Santa Marta: abuela devuelve a su nieto recién nacido por "maluco"

Cuando su hija le mostró al nuevo integrante de la familia, la señora hizo que lo devolviera a la clínica donde nació porque estaba segura de que se lo habían cambiado.

Este jocoso suceso ocurrió en Santa Marta, capital del departamento del Magdalena, que con la llegada del nuevo año también emprendió sus fiestas de pre-carnaval por lo que muchos empiezan a tomar esta historia como referencia para sus disfraces en los desfiles folclóricos. FOTOGRAFÍA: GOOGLE MAPS

Mientras el 2016 se despedía con el alboroto típico del Caribe, el primero de enero nació en una clínica de Santa Marta un niño con una historia particular.

El bebé fue llevado a la casa para ser presentado ante su familia, pero algo inesperado ocurrió: cuando la abuela materna apartó el paño del rostro del bebé, arrugó la cara y dijo: “hija, este 'pelao' te lo cambiaron, este niño es maluco, aquí pasó algo y no te diste cuenta”.

La joven madre insistió que ese era el niño que le habían entregado luego del procedimiento de parto en la clínica, pero la abuela incrédula obligó a su hija a que juntas regresaran al centro asistencial para que reclamaran la presunta equivocación.

En tono airado y supremamente ofendida la abuela exclamó: “vengo por mi nieto, el verdadero, el bonito; porque este 'pelao' que tengo aquí es 'maluco' y no se parece a nadie en mi familia, así que vamos a ver cómo es que estamos”.

En medio de aquel sorpresivo e increíble reclamo, los médicos reunieron al personal que atendió a la mujer en la sala de maternidad la noche del 31 de diciembre de 2016 y comprobaron que ese día habían nacido ocho niñas y un solo varón, lo que descartaba por completo alguna equivocación.

La psicóloga de la clínica atendió el caso y habló largamente con la abuela incrédula y con la adolorida y confundida madre que abrazaba a su pequeño. La abuela seguía diciendo, “es muy 'maluco', no puede ser, no se parece a ninguno de los míos”.

Al final, la familia regresó a su casa convencida que no había ocurrido equivocación alguna y de que el niño recién nacido hacía parte de su familia y deben quererlo, aceptarlo y cuidarlo cada día de su vida, tal como se lo recomendaron los profesionales en la charla.

Sobre el tema, el sociólogo Carlos Payares aseguró que “de ninguna manera uno puede rechazar un ser humano por su apariencia externa, hay que reconocer que todos somos iguales y que tenemos el mismo derecho a ser reconocidos con dignidad”.

Conocido el caso, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ha hecho seguimiento de forma atenta y cercana, pero ha sostenido que pese a esperar que ese suceso generara acciones de rechazo hacia el menor, la familia lo ha acogido de buena manera, superando la primera impresión causada.

Un hecho como este a pocos días del carnaval seguramente será motivo de inspiración para los creativos de la región Caribe que terminaran saliendo a las calles con el disfraz de “El Maluco” en medio de los desfiles y comparsas.

Caracol Radio en Santa Marta tiene los registros probatorios e identidades de los miembros de la familia que originaron esta historia pero por respeto al menor de edad involucrado se han omitido los nombres y se han contado los detalles como un auténtico relato de Macondo, donde la imaginación alcanza para todo, inclusive para imaginarnos príncipes azules en noches estrelladas y donde existe una generación que sigue preguntándole al espejito: ¿quién es la más bonita del pueblo?

Cargando