Cámara pagó $53.000 millones por alquiler de 307 camionetas blindadas

El contrato se firmó a finales del año pasado y se firmó para garantizar la seguridad de los representantes.

Caracol Radio conoció el convenio interadministrativo que firmó la dirección administrativa de la Cámara de Representantes con la Unidad Nacional de Protección para el alquiler de 307 camionetas blindadas con nivel III por un valor total de $53.719.174.169 para garantizar la movilidad y protección de los legisladores de esta corporación.

El convenio interadministrativo, que no es nada más que una contratación directa entre dos entidades públicas, tiene vigencia desde el pasado 13 de diciembre DE 2018 hasta el 31 de diciembre de 2019, aunque está estipulado que si el presupuesto se acaba antes de esa fecha se hará una adición entre las partes.

Según el documento, cada camioneta costará mensualmente cerca de $11.000.000 y se definió que la distribución de las 4X4 se hará de la siguiente manera:

- 16 Representantes de Bogotá, 6 de Cundinamarca y 7 de Boyacá, tendrán una camioneta cada uno.

- 133 representantes de otras circunscripciones tendrán de a 2 cada uno.

- Los 5 representantes de la Farc tendrán de a 2 camionetas cada uno.

- El representante internacional tendrá una más.

Asimismo se exige que todas las camionetas sean diesel y no gasolina. En este punto un congresista que pidió no ser mencionado explicó que esa exigencia se hace porque cada legislador debe pagar el combustible de su bolsillo y el diesel es más económico que la gasolina.

El representante David Racero, quien renunció a su esquema de seguridad y la camioneta que tenía derecho, aseguró que gastarse esa cantidad de dinero es absurdo y que no todos los congresistas, excepto algunos casos concretos, no tienen riesgo de seguridad.

El gasto excesivo que tiene el Congreso como entidad pública y que paga sus gastos con los impuestos de los colombianos es exagerado. Hay esquemas que se necesitan por el riesgo que tienen algunos compañeros, pero no todos los 172 representantes necesitan esquema de seguridad”.

Racero agregó que a muchos de sus compañeros se les ha olvidado que son electos por el pueblo y que al llegar al Congreso creen que tienen derechos adicionales a lo de los colombianos. “Ven las camionetas como objeto de lujo y de privilegio. Yo llego en taxi, bus o comparto el carro con compañeros del trabajo gracias a Dios porque no tengo amenazas y muchos podrían hacer lo mismo”. Asimismo criticó que todas las camionetas alquiladas sean diesel porque justamente en Bogotá se está luchando en contra de la contaminación para mejorar la calidad del aire. 

La firma de este convenio se produjo en medio del escándalo que hubo en la Cámara en el pasado mes de diciembre cuando les cortaron el servicio de internet y de telefonía por falta de pago y en ese momento se argumentó que no había recursos para pagar las deudas.

Cargando