En el mundo hay cada vez más plagas, menos abejas y mariposas

El uso de pesticidas y el cambio climático serían las principales causas.

Según un estudio publicado por la revista científica Biological Conservation el 40% de las especies de los insectos del mundo disminuirán en los próximos años, mientras el otro porcentaje que se compone en gran mayoría de insectos como cucarachas y moscas de la fruta (considerados como plagas) aumentará su número de población.

 El estudio está basado en otros 73 informes relacionados realizados en los últimos 13 años. La publicación avisa que los insectos que disminuirán su número de población serán en gran parte las hormigas, los escarabajos y las abejas.

Lea también: En las calles, venezolanos exigen la entrada de ayuda humanitaria

Las principales causas para los investigadores de este fenómeno son: en primer lugar la pérdida de hábitats por intervención humana, sea deforestación o urbanización; en segundo lugar es el uso excesivo de fertilizantes y pesticidas de todo tipo; tercero, presencia de especies invasoras en el ecosistema; y por último el cambio climático, en especial en zonas tropicales de gran impacto.

 La preocupación de la desaparición paulatina de estas especies es debido a las tareas fundamentales que realizan estos insectos. Por ejemplo, aunque las abejas no son las únicas polinizadoras de la naturaleza, si representan un gran porcentaje de aquellas especies que realizan este proceso. De igual manera, los escarabajos se encargan de remover desechos que son dañinos para el ecosistema.

 Por otro lado, el estudio advierte que las plagas crecerán exponencialmente debido a que los anteriores factores que afectan a las otras especies no lo hacen con insectos como las cucarachas o las moscas de fruta. Estos individuos son adaptables al cambio climático, se habitúan a las condiciones impuestas por el hombre y han generado resistencia a los pesticidas.

Lea también:  Congreso de EE.UU destinaría recursos para construir muro fronterizo

Sin embargo, aunque el mensaje parezca apocalíptico, los investigadores dicen que la población puede ayudar a disminuir el impacto. Lo principal, es dejar de utilizar químicos dañinos en los jardines y comprar alimentos orgánicos. También es necesario resaltar que las investigaciones tomaron como base insectos de la región de Europa y América del norte, sin tomar en cuenta la población de América del sur o África, continentes donde la fauna y la flora están más presentes. 

Cargando