Pedro Aguilar también disfruta de la detención domiciliaria

El juzgado 10 de Cali le otorgó el beneficio luego de pagar menos de un año de cárcel en Bogotá.

Aunque la Fiscalía General de la nación apeló la decisión del juzgado 10 de Cali, Pedro Aguilar pasó el fin de año en su vivienda del sur de Cali. El mismo lugar en donde fue capturado la última vez, en abril de 2018, luego de que protagonizar el 21 de marzo de 2018 un escandaloso cambiazo de fiscal que terminó con dos personas más en la cárcel.

Su abogada Diana Milena Zarate, condenada a 50 meses de prisión domiciliaria y el pago de una multa de 220 salarios mínimos mensuales vigentes, como responsable de fraude procesal en calidad de coautora y de concierto para delinquir en calidad de autora.

Ella solicitó ante un juzgado de garantías la sustitución de medida de aseguramiento de su defendido por una no privativa de libertad.

Pero también fue capturado José Edilberto Parada Barbosa, quien actuó como supuesto fiscal, sin tener ni la profesión y menos el cargo.

Pedro Aguilar y su grupo familiar, varios de los cuales siguen detenidos, fue condenado a 10 años y un mes de reclusión luego de aceptar cargos por fraude procesal y concierto para delinquir, en el marco del escándalo conocido como el cartel de la “chatarrización”.

Según la Fiscalía, el 14 de diciembre de 2018 el juzgado 10 penal del circuito con funciones de conocimiento de Cali en el proceso con el radicado 760016000000201700469 se realizó audiencia de lectura de sentencia por aceptación total de cargos en donde condenó al señor Pedro Aguilar Rodríguez a la pena de prisión de 121 meses, es decir, 10 años y 1 mes de cárcel y una multa de 1750 SMLMV por los delitos de fraude procesal, concierto para delinquir, uso de documento público falso y destrucción, supresión u ocultamiento de documento público, de igual manera la juez amparada en el artículo 38B del código penal le otorgo el beneficio de prisión domiciliaria , es de resaltar que la fiscalía apeló la decisión.-

Pedro Aguilar fue condenado acusado de liderar y engañar al Estado con la chatarrización de al menos 12 mil vehículos, tractocamiones de manera fraudulenta.

La investigación de la fiscalía se inició en 2014 cuando fueron capturados Andrés Villegas, muy cercano a Pedro Aguilar y quien hizo parte de las directivas de la Asociación Colombiana de Camioneros.

Fue capturado con Luis Aguilar, hermano de Pedro, acusados de estructurar una organización para estafar al Estado, según denuncia presentada en su momento por el fiscal general de la nación Jorge Fernando Perdomo.

El proceso se inició al término del último paro camionero cuando fueron capturadas y judicializadas 28 personas acusadas en su momento de violencia en las principales vías del país.

En ese momento la fiscalía intervino las oficinas de transporte La Fortaleza, en Yumbo, Bogotá y Cali y también los parqueaderos de la familia de Pedro Aguilar, así como el apartamento de su hermano.

En la investigación la fiscalía pudo constatar que Aguilar incrementó su patrimonio de 13 a cerca de 5.000 millones de pesos.

La primera captura de Pedro Aguilar se dio el 15 de febrero de 2017 luego de que la fiscalía le imputara cargos por concierto para delinquir, fraude procesal, uso de documento falso, destrucción, supresión u ocultamiento de documento público y estafa agravada.

En ese momento fueron capturados con Pedro Aguilar cuatro personas más, quienes obraban dándole poder al dirigente gremial y prestaban su nombre para chatarrizar camiones en todo el suroccidente del país.

Igualmente fueron vinculados cinco miembros de la policía que certificaban vehículos de carga para la chatarrización sin cumplir con los requisitos legales.

Las denuncias de la fiscalía revelan que al menos 12 mil vehículos fueron chatarrizados de manera irregular, muchos de ellos por el grupo de Pedro Aguilar, al que el organismo investigador le atribuye ganancias superiores a los 600.000 millones de pesos.

Cargando