¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SinNorte
Estados Unidos

En medio del paro ¿Cuál es la situación de los estudiantes en EE.UU?

El sueño de muchos estudiantes de ir a la universidad para conseguir un trabajo que les permitiera comprar una casa, un carro, tener una familia o construir un proyecto de vida está cada vez más lejos en Estados Unidos y en el mundo. Los altos precios de los semestres y los costosos intereses de las deudas que asumen con los bancos y con el gobierno los encadenan por décadas y comprometen su libertad de elegir su futuro. 

La deuda estudiantil en Estados Unidos es de 1,5 trillones de dólares y ha crecido un 157% en los últimos 11 años. Es la segunda deuda más grande después de la deuda inmobiliaria y en promedio cada uno de los 44 millones de estudiantes endeudados en Estados Unidos debe 37,172 mil dólares (Esto es cerca de 110 millones de pesos). 

Esto se da en gran parte porque muchas personas más quieren estudiar y los gobiernos estatales están dejando de subsidiar las universidades públicas obligando a los estudiantes a pagar lo que antes eran subsidios. De ahí que universidades públicas como la universidad de Rutgers in Nueva Jersey y la Universidad Estatal de Ohio cobren hasta 25 mil dólares por año (75 millones de pesos por año). Esto sin hablar de lo que valen las universidades privadas en las que los estudiantes y sus padres terminan pagando un cuarto de millón de dólares por graduarse de universidades como Harvard, Yale, Columbia o Princeton.

Con estos precios y los niveles de endeudamiento tan altos, el futuro de la clase media, que es el motor principal de la economía estadounidense, está en riesgo. A esto hay que sumarle el tiempo que se demoran los estudiantes pagando sus deudas. Según Bloomberg, solo el 20% de los estudiantes que terminaron sus carreras el en 2003 han pagado la totalidad de sus deudas. Como consecuencia, al 2017 el 16% de los jóvenes con trabajo entre 25 y 35 años todavía vivía con los papas. 

Deuda estudiantil que en palabras de Jerome Powell, el director de la Reserva Federal de Estados Unidos que es como el Banco de la República en Colombia, está reduciendo considerablemente el consumo, la compra de casas, de carros y incluso está teniendo un efecto demográfico porque tener familia se hace cada vez más difícil. 

Además, el costo de endeudarse ha crecido sustancialmente en los últimos años. Los estudiantes de pregrado ahora están pegando un 5% de intereses anuales, el punto más alto desde el 2009. Por su parte los estudiantes de postgrado están pagando intereses del 6,6%

Los altos precios de las universidades y los intereses sobre la deuda sumado a la imposibilidad de encontrar trabajo al salir de la universidad, incrementa la posibilidad de impago. De hecho, Según el medio Quartz, es muy probable que para el 2023, cerca del 40% de los estudiantes incumplan sus deudas. Un impago que alcanzaría 560 billones de dólares y que sería devastador para el gobierno de Estados Unidos que ya enfrenta un creciente déficit fiscal. 

Sin embargo, el Gobierno de Estados Unidos es dueño del 90% de la deuda estudiantil, algo que reduce el riesgo de impago porque el gobierno puede forzar a los estudiantes a pagar de otras formas. Lo hace a través de deducciones en el salario, incrementar impuestos, congelando cuentas bancarias o ejerciendo presión de otras formas. 

¿Vale la pena pagar semestres tan costosos y endeudarse para encontrar un mejor trabajo? 

Estudios citados en varios medios dicen que al final si es mejor estudiar porque en promedio una persona con estudios universitarios gana 17,500 dólares mas cada año que una persona que no estudió. Además, el estudio tiene otros beneficios más allá de lo económico. 

Así que cuando veamos a los estudiantes protestar y tomarse la calle, no nos quejemos por el tráfico que están generando, mejor apoyémoslos en su esfuerzo por darle un lugar a la clase media en el país y mantener vivo su sueño de trabajar y vivir haciendo lo que les gusta.

Cargando