¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Luis Muriel y Sevilla se clasificaron a octavos de final por Copa del Rey

El delantero de la Selección Colombia jugó 85 minutos.

Sevilla, vigente subcampeón de la Copa del Rey, hizo lo justo para clasificarse sin sufrimiento para los octavos de final del torneo, al ganar 1-0 con un gol del portugués André Silva en la vuelta de los dieciseisavos de final a un voluntarioso Villanovense, de Segunda B, con el que había empatado 0-0 en la ida.

El equipo de Pablo Machín hizo valer su superioridad ante un flojo rival en ataque en un partido muy discreto, en el que hizo lo justo para encadenar su octavo triunfo entre todas las competiciones en su estadio y que decidió con su octavo gol de la temporada André Silva, tras recoger el rechace de un penalti que él mismo lanzó y paró Isma Gil.

Tras el 0-0 en Villanueva de la Serena, el Sevilla estaba obligado a desterrar cualquier relajación o confianza ante un rival que, aunque su pelea es otra muy distinta, llegó a Nervión con toda la ilusión del mundo: a intentar meter en problemas a los andaluces y cumplir un sueño en una cita histórica para los pacenses.

Sin los lesionados Jesús Navas, Aleix Vidal y Gonalons, Machín volvió a dar minutos a gente menos habitual como el meta Juan Soriano, los galos Amadou y Gnagnon,  Nolito, el brasileño Arana, Roque Mesa o el colombiano Muriel, y dejó a seis titulares fijos en el banquillo (Vaclik, Sergi Gómez, Ben Yedder, Banega, Sarabia y Escudero), aparte del luso Carriço y del danés Kjaer, no citados.

Los sevillistas parecieron salir con ganas de evitar despistes y avisaron sobre el primer cuarto de hora con un remate del portugués André Silva, que empalmó mal un centro del holandés Quincy Promes -de nuevo de carrilero diestro como en la segunda parte frente al Alavés-, y un gran tiro de Nolito, ambos despejados por Isma Gil.

El conjunto hispalense tuvo el control absoluto del juego en el primer tiempo, pero sin profundidad y sin tino ni agresividad ante el gol, y no acabó de imponer su superioridad ante un Villanovense que lucha por alejarse del descenso en el Grupo IV de Segunda B.

Con un juego anodino, falto de verticalidad y de más intensidad y ganas de reivindicarse en algunos jugadores, el Sevilla rozó el gol a los 26 minutos en un tiro lejano de falta que Muriel mandó al poste izquierdo del portal pacense. También lo buscaron sin éxito Promes, en una jugada personal, e Ibrahim Amadou en un cabezazo.

Mientras, el equipo verde se replegó bien y no perdió el sitio en el medio, si bien apenas salió al ataque y, cuando lo hizo, fue muy inocente como en una contra desperdiciada entre Raillo y Leandro.

En la reanudación, y con el Sevilla ya más apurado y dispuesto a evitar que brotara el nerviosismo con el paso de los minutos, el Villanovense sólo aguantó tres minutos con su marco a cero.

Primero avisó Nolito, muy activo y motivado, con un tiro ajustado que se fue fuera por poco. Fue la antesala del 1-0, que llegó en el 48 en una jugada de cierta fortuna para los andaluces, pues un balón en largo dio en la espalda de un defensa serón, se lo llevó Muriel de cabeza y el colombiano fue derribado en el área por Isma Gil.

El penalti lo lanzó poco colocado André Silva y lo despejó el meta visitante, pero el portugués recogió el rechace y marcó con la puntera, lo que animó al Villanovense a estirar algo sus líneas.

No le quedaba otra al cuadro extremeño, en el que su técnico, Julio Cobos, buscó la reacción al dar entrada primero a Pedro Montero y luego al delantero Andrés Carrasco, por Leandro y Poley, aunque los verdes exhibieron escasos argumentos ofensivos, salvo un remate inocente desde lejos de Raillo y varios centros al área.

Machín también movió ficha con la salida al campo del francés Ben Yedder por Silva, del argentino Éver Banega por su compatriota Franco Vázquez y de Pablo Sarabia por Muriel, que estuvo muy implicado en este segundo tiempo y dispuso de un par de buenas ocasiones que no materializó.

Los sevillistas, con la eliminatoria a su favor, se dedicaron a controlar su exigua y peligrosa renta de un solo gol y a no permitir llegadas del Villanovense, además de generar varias opciones de gol, como las dos citadas de Muriel, una de Banega y otra de Nolito, que no materializaron.

El Sevilla no sufrió para mantener el 1-0, aunque en el minuto 90 Pedro Montero metió un peligroso centro raso al área que atajó Juan Soriano, providencial, para amarrar el triunfo.

Cargando