¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dónde está la bolita
Dónde está la bolita

El lío del Petrovideo

El tema no es jurídico sino político. El video puede ser fatal para las próximas elecciones donde los memes ya no serán Petro el castro -chavista.

Quienes filtraron el video de Gustavo Petro recibiendo fajos de billetes de mano de un amigo sabían que ese sería un golpe demoledor para el senador, que ha sido uno de los abanderados de la lucha contra la corrupción política. 

La revelación del vídeo fue hábilmente calculada porque no solo golpeaba a Petro sino que desviaba la atención del tema central del debate, esto es el cuestionamiento al fiscal Néstor Humberto Martínez quien, como abogado asesor del Grupo Sarmiento Angulo, recibió las alertas de Jorge Enrique Pizano sobre pagos de sobornos a Odebrecht y no pasó nada. 

El video se conoce, además, cuando a Petro se le revive la sanción de la Contraloría Distrital por un presunto detrimento patrimonial derivado de la rebaja de tarifas de Transmilenio y por la compra de camiones de aseo cuando fue alcalde.

Vea también: Petro acusa al fiscal y uribismo de hackear y publicar video contando plata 

Como congresista y como candidato Petro siempre ha cuestionado lo que él ha llamado “las mafias locales” de contratistas que han financiado campañas a cambio de contratos de obras, loterías, licores o suministros de bienes y servicios. 

Las explicaciones vía Twitter que ha dado Petro hasta ahora no han sido suficientes para justificar la recepción de dinero en rama. La imagen es grotesca y desdibuja al político anticorrupción. La presión para que dé explicaciones lo llevaron a ser desmentido por el arquitecto Simón Vélez, quien presuntamente envió el dinero a través de Juan Carlos Montes, el amigo que lo graba y que después, cuando Petro fue alcalde, hizo parte del equipo que contrató la cuestionada maquina tapa – huecos. 

Aunque Petro en las últimas horas pidió perdón por "por haberme puesto a recibir dinero en efectivo” de un amigo y por no haber sido prudente, la novela del “Petrovideo” aún va para largo. Falta cotejar lo que dice Petro sobre el origen del dinero con lo que digan Vélez y Montes a la Fiscalía; demostrar que fue para la campaña al Congreso de 2006 y que fue reportada como ingresos; si fue un préstamo y cómo se pagó; si el video fue hackeado de los equipos de Montes y quién lo hizo llegar al debate del Senado; si fue la Fiscalía; si la fecha es la del 2005 como dice Petro o del 2009 como asegura el abogado De la Espriella; por qué Petro sugiere una traición inicial de Montes y luego lo pone a salvo de sospechas; si Montes, vía comisiones como se escucha en el audio, logró conseguir más recursos, o si Montes guardó el video tanto tiempo como trofeo para chantajear o si es un coleccionista de videos como el que guarda fotos con personajes famosos. 

Hay consenso en los analistas de que jurídicamente a Petro poco lo podría afectar el video. Pero acá el tema no es jurídico sino político. Las imágenes del video ya le hicieron daño a su imagen y eso puede ser definitivo para las próximas elecciones donde los memes ya no serán Petro el castro -chavista sino Petro el de los fajos de billetes.

Cargando