¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La radiografía del ‘Andén del Pacífico’: El Naya y López de Micay

La reciente masacre trajo de nuevo el miedo.

El recorrido del Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret empezó con ocho horas en lancha desde Buenaventura hasta López de Micay en el departamento del Cauca. Aunque hubo una parada inesperada: el corregimiento de Puerto Merizalde.

Es este lugar, es donde antes la coca y el oro se despachaban a compradores de carteles mexicanos, compradores norteamericanos y de Panamá, pero ahora no, porque desde el mismo municipio de Argelia hacen los envíos. Por allí, sin embargo pasan, y de noche pues sólo necesitan la luna llena para tener claro el camino.

El protagonista de la zona es el Río Naya con sus siete desembocaduras al mar que lo hacen un corredor estratégico y manteniendo de esta manera en sus aguas el conflicto.

“Este es un punto crítico también por condiciones estatales y es que la Armada entra del mar hacía Colombia 10 millas náuticas y el resto prácticamente lo tiene que cubrir el Ejército. (...) Esta es la entrada al Naya, es un espacio muy grande y muy disperso y está absolutamente desprotegido por la Fuerza Pública”, explica el defensor delegado del Cauca, Felipe Vernaza.

El defensor Carlos Negret lo define en una frase “es una zona gris”, y lo es. Recientemente, por ejemplo, muy cerca del corregimiento un equipo de la Defensoría fue interceptado por nueve hombres que tenían un solo objetivo: llevarse a un recién liberado.

Rumores. Hay muchos, tanto sobre las razones del secuestro, como sobre quiénes se lo volvieron a llevar: no es claro si fue el ELN, disidentes de las FARC o una banda nueva que quiere controlar el narcotráfico en el Río.

Unas horas en lancha más tarde, queda atrás Valle del Cauca y se llega a Cauca, a López de Micay, donde el pasado 30 de octubre fueron asesinados seis personas, al parecer por enfrentamientos entre disidencias de las FARC y el ELN.

Donde después de esto volvió el miedo: “Desde ese día, que mataron esas personas, yo no he ido a la mina, yo no he ido a barequear”.

Coca o minería

Como en el corregimiento faltan cosas: la educación, la salud, las oportunidades. Abundan las paradojas. López de Micay es el municipio de Colombia en el que más llueve y no tiene acueducto, aunque se está gestionando. Puerto Merizalde que está al lado del corredor, antes en poder de la FARC,  es bien apetecido pero no se tiene mayor cosa, la iglesia y el colegio se están cayendo.

“Base de la economía: la minería y lo que es la coca. Es que usted sacó un kilo de coca y a media vuelta la tiene vendida. Sí sacó usted unos cinco cuatro gramos de oro, carga plata en el bolsillo porque inmediatamente lo van a comprar, pero si yo me pongo por ejemplo a estilar,  panela se queda ahí, esa miel se queda ahí. No me la compran, entonces eso conlleva a que la gente pegue para ese lado”, dijo Mario Marino Tobar, exconcejal del municipio y líder social.

El llamado al gobierno de López de Micay, dice el defensor Negret, es la misma para todo el andén del Pacífico: “Inversión social, mientras el Estado no mire el andén Pacífico con inversión social va a ser imposible que la gente deje los cultivos ilícitos”. 

Cargando