¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dónde está la bolita
Dónde Está la bolita

Duque y el CD: entre risas y trizas

El globo del senador Macías cayó más en la orilla de la lagartería, pero no es la única iniciativa que, en vez de generar consensos, causa desconfianz

Hay algo que ha marcado hasta ahora una gran diferencia entre la bancada del Centro Democrático y el presidente Iván Duque: los deseos de sus congresistas de divorciarse de la opinión antes que ayudar a generar los consensos y pactos que planteó el mandatario el 7 de agosto. Al contrario, lo que ha sucedido en menos de tres meses de gobierno es que el presidente Duque ha tenido que salir a tomar distancia de sus congresistas, incluido el senador Uribe, en algunos temas polémicos. 

El último episodio es la propuesta del presidente del Senado, Ernesto Macías, de ampliar el período del presidente Duque un año más, hasta el 2023, para unificarlo con el de autoridades locales y regionales. Macías la tenía atravesada desde antes del 7 de agosto, pero por solicitud del propio Duque, a quien se la consultó, decidió engavetarla.

La respuesta no se hizo esperar: "no aspiro a reelección ni a extensión de periodos", fue la respuesta del presidente desde Roma, que se sumó a la de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez quien le dejó claro a Macías que fueron elegidos por cuatro años. Al final, el globo del senador cayó más del lado de la lagartería y podría ser un bumerang contra el proyecto de ampliación del período de los alcaldes. Antes, el senador Uribe, sobre el tema de periodos, había sugerido la reelección de alcaldes y gobernadores, que por la respuesta del presidente desde Roma puede haber tenido respuesta. 

En materia legislativa, hay varios proyectos del uribismo purasangre que son mirados con recelo por la opinión. Uno, es el de la senadora María Fernanda Cabal que busca reformar la ley de víctimas para llenar lo que ella considera vacíos que afectan los intereses de quienes adquirieron tierras que fueron producto del despojo. Otro es el del representante Óscar Darío Pérez que, de ser aprobado, limita el acceso de la Comisión de la Verdad a información militar de 50 años del conflicto y la deja inoperante (este martes, el proyecto fue retirado por su autor). Y uno más es el de la senadora Paloma Valencia, en asocio con Cambio Radical, para que una sala especial juzgue a militares, pese a que aumenta el número de militares y policías –más de 1.900-- que se han acogido a la JEP. Desde la óptica de quienes defienden los acuerdos de paz son formas sutiles de volver trizas los acuerdos, atacando por vía del legislativo, lo acordado por el Estado con la insurgencia.

Estos proyectos y propuestas parecen demostrar la advertencia de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, antes del 7 de agosto, de que una cosa es el Centro Democrático y otra, el gobierno. Por tanto la agenda del Gobierno en el Congreso, que no ha sido la más ambiciosa, podría verse afectada.

 

 

Cargando