¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Se vencieron términos en caso Sergio Urrego

La rectora de Gimnasio Castillo Campestre se salvó del delito de discriminación agravada.

Como una actitud dilatoria de la señora Amanda Castillo, rectora del Gimnasio Castillo Campestre y negligente de la justicia, calificó la familia de Sergio Urrego la decisión que enterró un delito investigado por la Fiscalía.

Se trata de discriminación agravada, la conducta más grave atribuida a la rectora del colegio escenario de los actos de discriminación en contra de Urrego, y que ahora la deja con sólo un delito: ocultamiento, alteración y destrucción de pruebas.

En criterio de la defensa de la familia Urrego se trata del anticipo de impunidad que se nutrió de un descuido de la justicia y el permiso que le dieron a la rectora para “mamar gallo” a los términos del proceso.

La rectora es la única que falta por condenar en este proceso, en criterio de la Fiscalía era la que tenía mayor responsabilidad y ahora los tiempos le favorecen. Se encuentra en libertad y a su juicio la falta camino por recorrer.

Cargando