¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La carpeta "Barbas" de chuzadas ilegales

Un testigo le dijo a la Fiscalía que el senador Benedetti era cliente de la Oficina de interceptaciones ilegales.

El capturado coronel en retiro del ejército y experto en inteligencia militar, Jorge Humberto Salinas ahora se convierte en testigo de la Fiscalía y le reveló al ente acusador que en la oficina de chuzadas  ilegales en el departamento de Nariño tenían 175 carpetas con encargos, víctimas y clientes de la organización criminal.

En esas carpetas se destaca una que titularon con el nombre de "Barbas" y según el testigo, así es como conocían al senador Armando Benedetti, uno de los presuntos clientes de la oficina de interceptaciones.

Lea también: Coronel capturado por chuzadas creó una empresa de inteligencia informática

En esa carpeta estaban las personas que supuestamente el senador ordenó interceptar, entre otros: el fiscal general Néstor Humberto Martínez, su esposa y los abogados Jaime  Lombana, su hijo, Jaime Granados e Iván Cancino.

El intermediario de Benedetti

Según el testigo de la Fiscalía un ingeniero civil fue quien llevó o contactó a Benedetti con la oficina de chuzadas en Nariño.

Se trata de Juan Carlos Madero un hombre que se convirtió en socio de la oficina de chuzadas  gracias a la ubicación de clientes e interesados en las interceptaciones ilegales. Según el testigo Madero era el intermediario entre el senador Benedetti y la organización criminal.

"Al fiscal no lo chuzados"

El coronel en retiro del Ejército y ahora testigo, aseguró que cuando a la carpeta "Barbas" llegó la solicitud de chuzar al fiscal general se negaron de forma inmediata por obvias razones, pero entre los números que estaban en esa carpeta también apareció el abonado celular de la esposa del jefe del ente acusador.

"Madero con seguridad me decía que se reunía con Benedetti o Barbas como lo llamaba, es más en una ocasión en una entrevista con Vicky Dávila me comentó que estuvo en esa entrevista, acompañando a Benedetti, entonces eso me confirma que tenía relación directa con Benedetti, del trabajo para Benedetti recibí un pago de cuatro millones de peso, se le trabajó y se le entregaron resultados y fueron tan buenos que llegó hasta en punto que pidió realizar un tracking de ubicación de unas fechas en particular", señaló el coronel en su declaración.

"El trabajo fue tan exigente que hicimos acciones adicionales a las que realizaba la empresa y fue el seguimiento que se le hizo al hijo del abogado Jaime Lombana, este caso fue manejado por Madero; siempre me manifestaba que Benedetti quedó satisfecho con la información que se le pasaba". "En el caso Servientrega me decía Madero que se reunía con el señor Jesús Guerrero y se presentaba como gerente de QuarkomMadero me pagaba pero cobraba por la empresa Quarkom".

Chuzando empleados

En las carpetas se encontraba el nombre de reconocidas empresas que acudieron a los servicios ilegales de la oficina de chuzadas, según el testigo, para conocer los detalles de sus empleados y las actividades de algunos sindicatos.

Entre las compañías que relacionó el coronel en retiro Jorge Humberto Salinas, el ahora testigo en este caso, aparecen Avianca, Servientrega, Pepsico e Incauca.

Según el testigo abogados de estas compañías y jefes de seguridad se acercaron para solicitar los servicios  ilegales a cambio de pagos que llegaban a los cuatro millones de pesos.

Negarse a chuzar al fiscal no fue una actuación que se repitió con los abogados Lombana, su familia e Iván Cancino, que con ellos se cumplió.

Caracol Radio conoció que hay avances en la investigación que adelanta la Fiscalía sobre el caso de chuzadas ilegales, descubierta tras allanamientos recientes en Pasto e Ipiales, y que mostraron cómo particulares contrataban para que se hicieran seguimientos ilegales a distintas personalidades.

En ese caso, un testigo habría revelado que entre las víctimas de las interceptaciones, además del propio fiscal general están varios abogado penalistas. El mismo testigo habría dicho que quien ordenó algunas de las chuzadas fue el senador del Partido de la U Armando Benedetti.

El senador Armando Benedetti salió al paso a los señalamientos de participar en ‘fiscalías paralelas’ y oficinas de `chuzadas’ para interceptar al fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez.

Estoy aterrado y ahora me inventan esto ¿Tener uno las agallas de chuzar al fiscal general de la Nación?”, dijo el congresista.

Agregó: “El fiscal está en lo de Odebrecht, todos están acusados de cosas peores y con pruebas”

Además señaló: “Como es posible que no tengan una prueba, una grabación una foto, sino declaraciones de un bandido”

El fiscal general Néstor Humberto Martínez había anticipado en 6AM de Caracol Radio que empresario y políticos ofrecían hasta 30 millones por ‘chuzarlo'.

El senador Armando Benedetti atribuyó a retaliaciones personales del Fiscal Néstor Humberto Martínez la versión sobre que él lo había mandado a chuzar.

“Llevan dos atacándome. Esta no es la primera vez en ese plano de desquitarse. Solo entregan declaración de un preso pero nunca una prueba en concreto”, dijo Benedetti

Frente al caso del abogado Jaime Lombana, al cual supuestamente, según la Fiscalía también habría mandado chuzar, dijo que son acusaciones falsas y aclaró que su pelea con el jurista viene de tiempo atrás por asuntos personales.

Las supuestas interceptaciones ilegales se desprenden de la investigación que venía adelantando la Fiscalía luego de ubicar casas de chuzadas en el departamento de Nariño y donde están involucrados dos coroneles retirados del Ejército y el general retirado de la Policía Humberto Guatibonza.

Así reveló el fiscal general el funcionamiento de "fiscalías paralelas" para adelantar interpretaciones ilegales.

Temas relacionados

Cargando