Jair Bolsonaro, el polémico candidato que busca dirigir Brasil

Aparece como favorito en las encuestas con polémicas propuestas y denuncias por racismo y sexismo.

Candidato presidencial Jair Bolsonaro / Efe

Jair Bolsonaro lleva siete períodos en la Cámara de Diputados de Brasil, una carrera que ha combinado con su cargo como militar de la reserva de ese país. Tiene 61 años y ha militado en diferentes partidos, pero siempre con posiciones que no están exentas de polémicas por tener aires de racismo, homofobia y machismo.

Bolsonaro tiene una fuerte ideología, se declara seguidor de la dictadura militar que gobernó a Brasil entre 1964 y 1985, ha hecho declaraciones contra los homosexuales y a favor de las armas y el derecho a que las porten los “buenos ciudadanos”.

Eso último ha sido precisamente una de sus propuestas ante la inseguridad que ha crecido en el país. Desde que comenzó su campaña afirmó que “las armas son inherentes al ser humano” y por esa razón podrían ser permitidas para una gran parte de la población.

Lea también: El candidato Jair Bolsonaro fue trasladado a hospital en Sao Paulo

A esa idea le sumó una más reciente en la que señaló, o incentivó, a policías a matar a criminales. Si un agente mata a 20 “bandidos” debe ser condecorado y no condenado, señaló durante una entrevista.

La polémica la ha llevado también a la actual migración de venezolanos que llegan a Brasil a través de Roraima. Ha rechazado que sea un país de fronteras abiertas e incluso ha sugerido que los migrantes sean llevados a campos de refugiados para solucionar la situación en toda la región.

Bolsonaro no ha dudado en decir que prefiere “tener un hijo muerto a un hijo gay”, ganándose las críticas de gran parte de la comunidad LGBT que rechazó sus comentarios homofóbicos y ha expresado que no cuenta con su respaldo.

Lea también: Candidato a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, fue apuñalado

También ha dirigido sus palabras contra las mujeres y las comunidades afrodescendientes, lo que le ha valido procesos judiciales por racismo y sexismo que aún están vigentes en tribunales brasileños.

Sus contrincantes, y en especial Ciro Gomes, le han hecho fuertes críticas, calificándolo de fascista, radical y de estar muy preparado. Incluso no ha dudado en compararlo con Hitler debido a sus posturas.

El candidato aparece como favorito en las encuestas luego de que fuera vetada la postulación de Luiz Inacio Lula da Silva. Los analistas afirman que su popularidad podría seguir incrementando luego de sufrir un atentado con cuchillo en su abdomen que lo llevó a cuidados intensivos y a someterse a dos cirugías.

Lea también: Tribunal Electoral de Brasil analiza validez de candidatura de Lula

Dentro de sus seguidores cuenta con personas de diversos orígenes: adultos mayores, católicos, evangélicos e incluso muchos jóvenes que no vivieron tiempos de dictadura. Gran parte de ellos han salido a las calles a manifestar su apoyo luego de la agresión, y lo ven como una esperanza en un país que en los últimos años ha sido escenario de episodios de corrupción que derribaron a la clase política.