¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Venezuela sin fronteras

La corte Penal “sí tiene dientes para hacer que Maduro rinda cuentas

El directivo de HRW calificó el gobierno de Venezuela como un régimen ilegítimo, paria y una dictadura.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, cree, refiriéndose a la crisis venezolana que el acento debe colocarse en el apoyo a los venezolanos que están emigrando de ese país, y en que los países de la región puedan ejercer “la máxima presión posible”, sobre el que califica como un régimen ilegítimo.

En el programa Venezuela Sin Fronteras, Vivanco calificó como excelente la iniciativa de varios países de la región, de acudir a la Corte Penal Internacional, resaltando que estas no son investigaciones o estudios académicos, son penales”

Lea también: En Venezuela sin fronteras, el informe de HRW sobre la ola migratoria venezolana

La CPI “sí tiene dientes”, aduce Vivanco al aclarar que este organismo no requiere de la anuencia o la cooperación o el beneplácito del gobierno de Venezuela para juzgar a Maduro.

Opina que si finalmente se concreta una denuncia colectiva como la que se ha anunciado, va a ser un muy fuerte llamado de atención, y un buen precedente contra “el régimen”.

“Yo creo que hay que tratar al gobierno de Nicolás Maduro como se merece, es una dictadura, un gobierno paria” dice Vivanco para quien la eventual intervención de la CPI colocaría a Venezuela en una categoría muy distinta de la que goza actualmente.

Durante su conversación con Elyangelica González, el director de Human Rights Watch, señaló directamente a Nicolás Maduro de ser el responsable de esta crisis humanitaria, que ha generado un fenómeno migratorio nunca visto en la historia contemporánea de América Latina, y cuyos números son abrumadores. Un informe reciente de la organización da cuenta de que más de 2.3 millones de venezolanos han salido del país.

“Estamos hablando de más de dos millones doscientas mil personas que han salido en los últimos dos años y medio. En el último año un millón de personas y son (solo) los casos registrados”, describe el vocero.

El principal temor de HRW es que este éxodo venezolano se siga tratando con soluciones ad hoc, soluciones de parche, e independientes de cada país, por eso, proponen que se unifiquen criterios, políticas y legislación, abandonando el tratamiento caso a caso, porque la magnitud del éxodo obliga a tener soluciones colectivas. La organización defensora de los Derechos Humanos propone que “todos ellos, puedan recibir, un tratamiento de protección temporal migratorio”, donde se les reconozcan todos los grados académicos para que puedan rápidamente salir de la economía informal y cumplir con sus tareas.

Vivanco opina que si se adoptan este tipo de políticas, la adaptación podría ser más rápida.

No surte ningún efecto que (el gobierno de Maduro) niegue la crisis, dice convencido. Alega que el discurso oficial está lleno de contradicciones.

HRW espera que su propuesta prospere pronto, o al menos la presentada por el Secretario General de la OEA, hecha previamente, en el mismo espíritu que la que están promoviendo.

Cargando