Maduro pierde a Citgo y su caída se acerca más

Un juez ordenó la venta de la refinería de petróleo de Venezuela en Estados Unidos para responder a las deudas que tiene con una minera canadiense.

Tu navegador no soporta vídeo HTML5

Sin Citgo, Maduro pierde los únicos dólares que le entraban para sostener a su régimen. Un golpe de estado toca la puerta.

Vea también: ¿Qué repercusión tiene el pronunciamiento del papa sobre pederastia?

“Pelucón vete a tu casa, fuera el imperialismo Yankee de Venezuela”, insultos que repetidamente Maduro le hace a Trump a pesar de que es gracias al petróleo que le compra Estados Unidos que Maduro mantiene su dictadura.

¡Sí! El régimen se sostiene en gran parte por medio de Citgo, empresa de refinería de petróleo y comercialización de gasolina que el gobierno de Venezuela tiene en Estados Unidos. La firma que es subsidiaria de Petróleos de Venezuela, es la mayor fuente de Ingresos de Maduro y financiar su dictadura, o financiaba, porque esa plata se perdió.

Maduro dejó morir de hambre la gallinita de los huevos de oro porque no pagó la deuda de 1,200 millones de dólares que Citgo tenía con la minera canadiense Crystallex. Empresa que operaba en Venezuela y que se había ganado la licitación para explotar la mina de oro Las Cristinas en la región del Arco Minero en Venezuela, la mina con el depósito de oro más grande del mundo.

Sin embargo, en el 2008, Hugo Chávez decidió expropiarla y el gobierno de Maduro no pagó la multa de 1,200 millones de dólares que había sido impuesta en un caso de arbitramento internacional por el Banco Mundial en 2016.

Vea también: "Satanás se disfraza de ángel": respuesta del papa a abuso de menores

Frente a este incumplimiento de la deuda, los daños causados y el lucro cesante, entro otros, el Juez de distrito Leonard Stark en el estado de Delaware ordenó la venta de las acciones de Citgo para pagarle lo que le debía a Crystallex y a otros deudores.

En total la deuda de Citgo suma casi 6 mil millones de dólares, según vocero de la minera canadiense en Washington.

Citgo y PDVSA generan el 96% de ingresos al país y la empresa subsidiaria es tan importante para Venezuela que ayudaba a refinar la mitad de los 1,5 millones de barriles de petróleo diarios que produce el país, su punto más bajo en 70 años.

Además, Citgo vende alrededor de 13 mil millones de galones de gasolina al año que se comercializan a través de una red de 5.500 gasolineras en todo Estados Unidos.

En consecuencia, Maduro y su régimen dejarán de recibir ingresos equivalentes a 1,2 millones de barriles de petróleo que Citgo negociaba a diario en Estados Unidos.

Un monto de dinero cercano a los 34 mil millones de dólares al año. Ahora, esto es según datos del 2016 que no están actualizados porque la mala administración del régimen de Maduro también se exportó a Citgo y es Asdrúbal Chávez, primo hermano del expresidente Hugo Chávez el que dirige la empresa basada en Houston, Texas.

Primo que muy pronto va a tener que regresarse a Venezuela a buscar trabajo.

La decisión fue ratificada por el juez el 31 de agosto y la empresa será subastada a finales de septiembre por un banco en Nueva York. En respuesta los abogados de Citgo en Estados Unidos trataron de argumentar que la deuda que Venezuela tenía con la empresa canadiense por las multas de la expropiación no tenía porque asumirla Citgo, una empresa en Estados Unidos que no tenía cartas en el asunto.

Sin embargo, el juez Stark determinó que Citgo era un alter-ego de Venezuela porque era controlada por el gobierno de Maduro y por ende tenía que asumir la deuda del estado. Decisión muy criticada en Miraflores, que además destapa una caja de pandora porque ahora otras empresas y países con los que Venezuela tiene deudas podrían tratar de pegarse de este caso para justificar que Citgo, el único activo rentable de Venezuela en el exterior responda por las deudas.

Sin Citgo, Maduro se queda sin plata para financiar un país que no tiene capacidad de producción, que depende de las importaciones que paga con los dólares que le llegaban de Estados Unidos y que está en una crisis humanitaria sin precedentes.

Sin Dinero, ya no hay como importar alimentos y medicamentos. Ya no hay como comprar votos, conciencias y fidelidades.

Sin dinero, cae su supuesto ‘socialismo’ porque ya no habrá que robarse y un golpe de estado pronto tocará a la puerta.

¿Soluciones?

A falta de recursos, la solución podría ser seguir endeudándose por encima de los 150 mil millones de dólares que ya debe Venezuela, pero esto es imposible porque Citgo y PDVSA han sido declarados en default o en suspensión de pagos por varias agencias financieras internacionales.

Así las cosas, ningún banco le presta un peso a Venezuela y de lograr hacerlo las restricciones impuestas por Estados Unidos no lo permitirían.

Hay que mencionar además, que la mitad de la producción de petróleo de Venezuela se usa para pagar intereses de deudas a Rusia, India y China.

Sin Citgo, Maduro caería muy pronto a no ser que el narcotráfico y el contrabando de gasolina sigan financiando el régimen corrupto y los mecanismos de represión para mantener a un pueblo con hambre y enfermo que como último recurso decidió abandonar su país.