El trauma de Victoria Beckham con los micrófonos

En un gracioso video que ha publicado la diseñadora cuenta del por qué tiene este problema.

Victoria Beckham / Getty Images

La diseñadora Victoria Beckham es la protagonista absoluta del nuevo número de la edición británica de Vogue para celebrar el décimo aniversario de su marca. Además del reportaje fotográfico de rigor que se puede encontrar en el interior de la revista, en el que ha querido incluir a sus cuatro hijos y a su esposo David, en su caso para agradecerle su apoyo incondicional a lo largo de la última década, la antigua Spice Girl también ha accedido a grabar un vídeo para el canal de YouTube de la publicación en el que hace gala de una faceta suya bastante desconocida para el gran público: su sentido del humor y su capacidad para burlarse de sí misma.

Vea también: Primer tráiler de la 5ta temporada de Bojack Horseman

Victoria no ha tenido ningún reparo en rescatar algunos de sus atuendos más icónicos que rompen con la imagen moderna y minimalista que ha abrazado en la actualidad, como el inolvidable mono de PVC negro, para posar ante las cámaras como la diva que sabe ser cuando la ocasión lo merece. En otro momento de la grabación, la celebridad no duda en citar con total seriedad las letras del famoso tema de la girl-band, 'Say You'll Be There', o exclamar como quien no quiere la cosa durante una conversación '¡Spice up your life!', el lema del grupo.

Tampoco ha querido dejar escapar la oportunidad de hacer referencia a uno de los mayores traumas que arrastra desde su época de estrella del pop. En el pasado Victoria ya había confesado que en la etapa de mayor éxito de la banda los productores solían apagarle el micrófono durante sus actuaciones en directo para que solo se escuchasen las voces de sus compañeras, Emma Bunton, Geri Halliwell, Mel C y Mel B, al considerar que sus dotes como cantante no estaban a la altura, y ahora ha vuelto a sacar a relucir el tema.

"¿Pueden oírme? Es que he tenido lo que podría definirse como una serie de malas experiencias con los micrófonos. La mayoría de las veces, o estaban apagados, o les habían bajado el volumen al mínimo para que no pudiera oírseme, así que quería asegurarme de que me estáis escuchando...", comenta Victoria en el vídeo para Vogue.

Aunque ese comentario se enmarca en el tono de sátira que define toda la grabación, no es difícil imaginar que también encierra parte de verdad y que es su particular forma de vengarse ahora que se ha convertido en uno de los grandes pesos de la industria de la moda. Como ella misma ha dicho en varias ocasiones: quien ríe la última, ríe mejor.