¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Francia prohibirá insecticidas para proteger las abejas

En total son cinco los pesticidas neonicotinoides que eliminarán del mercado con el fin de bajar el nivel de mortandad de las colonias.

Los abejorros adquieren el gusto por el alimento con pesticidas a medida que se exponen a él, un comportamiento que muestra "posibles síntomas de adicción", según un estudio publicado por Proceedings of the Royal Society B.

El estudio sobre el comportamiento de los abejorros indica que el riesgo de que el alimento tratado con pesticidas acabe entrando en los panales puede ser mayor de lo que se creía, lo que puede tener consecuencias en la reproducción de la colonia de insectos.

Investigadores del Imperial College y de la Universidad Queen Mary, ambos de Londres hicieron una prueba con neonicotinoides, un tipo de plaguicida que es muy controvertido y que en la actualidad es de los más usados en todo el mundo, aunque en la Unión Europea (UE) existe una prohibición casi total sobre ellos.

Los expertos comprobaron, según el doctor Richard Gill, del Imperial College London, que si se les da la opción, las abejas que no los conocían "parecían evitar el alimento tratado con neonicotinoides. Sin embargo, a medida que las abejas experimentaban cada vez más con la comida tratada, desarrollan una preferencia por ella".

Los neonicotinoides se dirigen a los receptores nerviosos de los insectos, que son parecidos a los receptores objeto de la nicotina en los mamíferos, agregó.

El descubrimiento de que los abejorros "adquieren un gusto por los neonicotinoides muestra ciertos síntomas de comportamiento adictivo -señaló-, lo que es intrigante dadas las propiedades adictivas de la nicotina en los seres humanos, aunque es necesario investigar más para determinar eso en abejas".

Los expertos siguieron a diez colonias de abejorros durante diez días. A cada una le daban acceso a una zona de alimentación en la que podían elegir comederos con y sin neonicotinoides.

El resultado fue que, mientras al principio preferían la comida sin plaguicidas, a medida que pasaba en tiempo se alimentaban más del alimento que lo contenía.

Los insectos seguían prefiriendo la comida tratada incluso cuando se cambiaba los comederos de lugar, lo que "sugiere" que pueden detectar los pesticidas dentro del alimento.

El autor principal del estudio, Andrés Arce, del Imperial College explicó que necesitan hacer nuevos estudios para descubrir cuál es el mecanismo que subyace en esa preferencia  adquirida, además de si las abejas pueden detectar los pesticidas y finalmente aprender a evitarlos alimentándose con alimento no tratado.

Cargando