En el Atlántico piden declarar a los venezolanos como refugiados

El drama que afrontan más de 80 mil venezolanos en Barranquilla en busca del sustento diario

Caracol Radio

Por la terminal de Barranquilla ingresan 90 venezolanos diariamente en buses procedentes de la frontera con La Guajira. Se suman al rebusque que ya afrontan los 84.600 ciudadanos de ese país que ha censado Migración Colombia en el Atlántico.

Los tintos, arepas, churros, dulces y gaseosas que venden, a muchos no les alcanza para pasar la noche debajo de un techo: deben dormir en parques y plazoletas o pagan hasta 3.000 pesos a propietarios de viviendas para que les permitan dormir en sus terrazas, crítica situación por lo que a consideración del secretario del Interior, Guillermo Polo, está comunidad debe ser declarada una población refugiada.

Esta población ha significado desafíos para las autoridades locales: en materia de seguridad, 203 ciudadanos venezolanos han sido judicializados en lo que va del año, de los cuales 12 han sido capturados por homicidio, mientras que otros 10 migrantes han sido asesinados. En salud se han destinado hasta el pasado 31 de julio, $5.500 millones para la atención de urgencias y a las mujeres en estado de gestación, que solamente al Hospital Niño Jesús, llegan 80 diariamente en busca de controles prenatales.

"En todo el departamento hay registro de 1.700 mujeres atendidas y proyectamos pagar más de $10.000 millones, recursos con los que no cuenta la red hospitalaria y debemos hacer esfuerzos propios y tomar dinero del Sistema General de Participación para poder garantizar la atención de esta población", señala el secretario de Salud del Atlántico, Armando De La Hoz.

La masiva llegada de venezolanos sorprendió a Barranquilla, una ciudad que sin esta comunidad registra una tasa de informalidad hasta del 60%, y que se han asentado incluso en zonas de invasión, una de ellas, conocida como “Villa Caracas” en el barrio 7 de Abril, en donde conviven 80 familias en cambuches.