Guardaparques registran a oso de anteojos en reserva natural del Cusco

El oso andino es una especie amenazada en Perú.

Los guardaparques en el Santuario Nacional de Megantoni, ubicado en la región sureña de Cusco, registraron por primera vez en cámaras trampa al oso andino o de anteojos, una especie amenazada en Perú de la que se tenía registro en esta zona por huellas y rasguños, según informó hoy la entidad a cargo de las áreas naturales.

El registro del único oso de la zona sudamericana se realizó durante el traslado de guardaparques del santuario de Megantoni y del Parque Nacional del Manu hasta el sector de Lacco para la mitigación y control de un incendio forestal, explicó el Servicio Nacional de Areas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp).

Previamente a este registro audiovisual, "solo se tenía como evidencia de la presencia de esta especie del oso de anteojos en el Santuario Nacional Megantoni por huellas y rasguños en distintas zonas", indicó la fuente oficial.

El oso andino o de anteojos, por las marcas blancas alrededor de sus ojos, es el único úrsido que habita en Sudamérica, en bosques y desiertos, y es considerado una especie amenazada por la caza furtiva.

El equipo del santuario natural desarrolla monitoreos de fauna silvestre mediante el uso de cámaras trampa en el sector de Oseroato, así como patrullajes rutinarios y especiales, con el objetivo de conservar los recursos naturales y valores culturales en Megantoni, indicó el Sernanp.

En tal sentido, agregó que el registro del oso de anteojos "refleja el buen estado de conservación y el alto potencial de investigación que tiene esta área natural protegida", creada hace 14 años en el sureste de Perú.

El Santuario Nacional de Megantoni está ubicado en el distrito de Echarate, en la provincia de La Convención, en Cusco, y tiene una extensión de 215.868 hectáreas.

Su objetivo es conservar los ecosistemas en las montañas de Megantoni, para mantener intactos sus bosques y fuentes de agua (cabeceras de los ríos Timpía y Ticumpinia), así como los valores culturales y biológicos como el Pongo de Mainique, un lugar sagrado para el pueblo indígena Machiguenga.