Familias no denunciaron desapariciones en holocausto del Palacio: M. Legal

Director del instituto, dijo que no se puede poner límites al trabajo de identificación de los desaparecidos, falta mucho por hacer.

Colprensa

Van 33 años desde el holocausto del Palacio de Justicia y el trabajo de reparación y de verdad apenas se construye, en parte con la identificación de las víctimas de ese vergonzoso pedazo de la historia de Colombia.

El actual director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, el funcionario que se comprometió con los familiares a identificar la totalidad de las víctimas desaparecidas, fue protagonista de este caso desde el día de la retoma del Palacio.

Valdés era practicante en Medicina Legal y conoció cada detalle del proceso forense que arrancó con una serie irregularidades en el levantamiento de los restos.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Explicó el actual director de Medicina Legal que fueron 92 bolsas de basura con los restos de las víctimas de Palacio las que llegaron al instituto para identificación y entrega a familiares, allí también hubo irregularidades.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Los restos que no se entregaron fueron a fosas comunes en el Cementerio del Sur en Bogotá. Allí estuvieron por más de 10 años hasta que iniciaron un recorrido por varios laboratorios: de la Universidad Nacional y el CTI, hasta que en 2012 regresaron a Medicina Legal.

Medicina Legal entregó el balance de cómo avanzan los procesos de exhumación e identificación de los restos encontrados en el cementerio del sur o entregados por error a otros familiares.

Valdés aseguró que tras las irregularidades en los procesos de levantamiento y el miedo que cubría a las victimas, fueron muchos los que no denunciaron la desaparición, de ahí que no existe un registro real de cuántas personas faltan por identificar.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

No hay fecha para cerrar los procesos de identificación, según el director de Medicina Legal, es un trabajo científico, no es como reparar un carro. Se necesita de tiempo y conocimiento para cumplir con la misión de contar la verdad.