¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Qué pasó con los “alfiles” de Odebrecht?

La mayoría de las fichas de este escándalo coinciden en un sitio de reclusión, sólo uno, Roberto Prieto, se declaró en rebeldía

El listado de investigados en el capítulo por Colombia de los sobornos de Odebrecht superó las 170 personas, 16 de ellas están en juicio y 6 resultaron condenadas. 

El Rebelde 

Cuando un juez mencionó la palabra cárcel, en la audiencia de medida de aseguramiento, a Roberto Prieto le cambió la cara. Nadie estaba preparado para esta decisión, ni los custodios de Paloquemao, porque pasó más de una hora y Prieto tuvo que esperar para su traslado y primer día como detenido. 

Prieto se negó a una reclusión especial en los pabellones de funcionarios en La Picota, dijo que es un riesgo para su seguridad. Allá están los ex congresistas Ñoño Elías y Otto Bula, los que hablaron en su contra. 

Le pidió al juez que lo enviara a La Modelo, una petición que ni siquiera peligrosos delincuentes hacen. Tiene una celda y una custodia especial, pero el régimen es el mismo. Las visitas, la rutina y la alimentación las comparte con el resto de internos, la mayoría acusados de homicidio y hurto. 

En varias oportunidades solicitó a los jueces una reclusión en guarniciones militares, pero se lo negaron. Quienes están cerca o hablan con él, dicen que está notablemente afectado, incluso se rapó la cabeza, se niega a llegar a La Picota. 

Los compadres 

En La Picota están los ex congresistas Bernardo Miguel “Ñoño” Elías y Otto Bula, uno dependiente del otro. 

Fuentes cercanas al proceso revelaron que cuando Bula tomó la decisión de declarar en contra de “Ñoño” Elías en una diligencia de interrogatorio, en varias oportunidades los nervios le ganaron y tuvieron que parar tras presentar cuadros de desmayó. 

Hace dos semanas y como un hecho inusual, Bula solicitó a un juez que lo dejara más tiempo en la cárcel. Su defensa pidió la ampliación de la medida de aseguramiento mientras leyó una carta de arrepentimiento del ex congresista. 

“Ñoño” Elías fue condenado y ya empezó a descontar días. La pena fue de 6 años y 8 meses de prisión, lo que significa que en menos de dos podrá pedir algunos beneficios, como libertad condicional o casa por cárcel. 

El solitario 

Gabriel García Morales, el ex viceministro de transporte, el primer capturado en Colombia por el caso Odebrecht, utilizó el anonimato para mantenerse fuera de los reflectores y lo consiguió. 

Lleva un año y medio detenido, aceptó cargos y firmó principio de oportunidad, su condena apenas llegó a los cinco años de prisión y se acerca a los beneficios de ley por pena cumplida. 

El Inpec no tiene quejas o reclamos por su comportamiento, es dicho por los guardianes un interno ejemplo para los demás en La Picota. Habla poco y lee mucho, sus visitas son regulares y ordenadas. 

Los socios

El rompecabezas que originó el escándalo de sobornos en Colombia lo organizó así la Fiscalía: 

Todo arrancó con Eduardo Zambrano, socio de Consultores Unidos, conocido del empresario Federico Gaviria y cercano a directivos de Odebrecht. Luego fue Gaviria el encargado de llegar al ex congresistas Otto Bula y de ahí al senador Ñoño Elías. 

Zambrano está en juicio y goza de detención domiciliaria por problemas de salud, mientras que Gaviria busca principio de oportunidad para librarse de la cárcel. 

Entre los empresarios y socios también se cuenta a Gabriel Dumar, que utilizó su compañía para darle trámite a los sobornos de Odebrecht. Está en La Picota y la Fiscalía descartó acuerdos con él, a menos que piense aceptar los delitos imputados. 

Cargando