Judicial

Jueza programa audiencia de "culpabilidad" en caso de Gustavo Moreno

Es acusado de lavado de dinero y fraude electrónico en Estados Unidos.

Luis Gustavo moreno. / Cortesía.

La jueza a cargo del caso del exfiscal colombiano anticorrupción Luis Gustavo Moreno Rivera, acusado en EE.UU. de "lavado de dinero y fraude electrónico", programó hoy para el próximo 14 de agosto una audiencia de "culpabilidad".

El juicio con jurado contra Moreno Rivera, encarcelado en Miami desde su extradición de Colombia el pasado 17 de mayo, y su abogado en Colombia Leonardo Luis Pinilla estaba previsto comenzar hoy en una corte del Distrito Sur de Florida.

Sin embargo, según un documento firmado hoy por la jueza Ursula Ungaro, el proceso continuará el próximo 14 de agosto con una audiencia de "culpabilidad", de la cual no da detalles, según documentos de corte a los que Efe tuvo acceso.

Moreno, de 36 años, y Pinilla, de 31, fueron acusados en agosto de 2017 por la Fiscalía del Distrito Sur de Florida de "fraude electrónico, conspiración para cometer fraude electrónico, lavado de dinero y conspiración para lavar dinero a fin de promover soborno en el extranjero", en hechos ocurridos en Miami.

Moreno Rivera, quien se declaró el pasado 30 de mayo no culpable de lavado de activos en su primera comparecencia en una corte de Miami, y Pinilla enfrentan hasta 20 años de prisión por cada uno de los cargos si son declarados culpables.

Los dos colombianos cayeron en manos de las autoridades estadounidenses con la ayuda del exgobernador de Córdoba (Colombia) Alejandro Lyons, quien es investigado por corrupción en su país y al que la Fiscalía identifica solo como "una fuente cooperante".

A cambio de unos 33.000 dólares (100 millones de pesos colombianos), Moreno y Pinilla acordaron a finales de 2016 proveer a dicha "fuente" copias de declaraciones juradas de testigos en su contra, según la Fiscalía de EE.UU.

En junio de 2017, Moreno y Pinilla se reunieron en Miami con la "fuente", que secretamente, bajo la dirección de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), dio a ambos el primer depósito del soborno, de 10.000 dólares.

Moreno argumenta en conversaciones grabadas su capacidad para controlar la investigación de la fuente e inundar con trabajo a sus fiscales para impedir que se centraran en la investigación de la "fuente".

A cambio, ambos solicitaban unos 134.000 dólares (400 millones de pesos colombianos), con un pago adicional de 30.000 dólares antes de que Moreno abandonara Estados Unidos.

La demanda penal alega además que varios de los billetes del depósito fueron hallados en manos de Moreno y su familia mientras abordaba un vuelo de regreso a Bogotá desde Miami.

Por su parte, Lyons es investigado por la Fiscalía colombiana porque durante su gestión, entre 2012 y 2015, se despilfarraron miles de millones de pesos de las regalías giradas por el Gobierno a ese departamento.

El exgobernador huyó a Estados Unidos, donde decidió colaborar con la Justicia, lo que permitió la captura de Moreno.