¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Cuidemos Juntos las líneas de transmisión

Una chispa puede provocar un incendio forestal

Alta temperatura, tiempo seco y viento constante forman el clima ideal para un incendio forestal

Los bosques tropicales solo se encuentran cerca de la línea del Ecuador, donde los niveles de temperatura y luz permanecen más o menos constantes durante todo el año.

Colombia es un país cubierto por 59 millones de hectáreas de bosques tropicales, ubicados especialmente en la Amazonía y los Andes.

De la cobertura total de nuestros bosques, el 43 por ciento está en territorios de comunidades indígenas, el cinco por ciento se encuentra en territorios de comunidades afrocolombianas y el dos por ciento, en reservas campesinas. Es decir, el 50 por ciento de los bosques naturales de la Nación está localizado en territorios colectivos.

En la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, organizada por la ONU en 1992, se declaró que los bosques tropicales son indispensables para el desarrollo económico y el mantenimiento de todas las formas de vida, y se consagró un principio para su ordenación, conservación y desarrollo sostenible.

Sin embargo, durante 2017 se perdieron casi 16 millones de hectáreas de bosques tropicales en el mundo, de acuerdo con un informe publicado en junio de 2018 por Global Forest Watch en el que utilizó datos satelitales proporcionados por la Universidad de Maryland.

Según el informe, 2017 fue el segundo peor año en pérdidas de bosques tropicales, justo por debajo de 2016.

A partir de estas imágenes de satélite, los investigadores observaron que Colombia perdió 400.000 hectáreas de bosque en 2017, un aumento sorprendente del 46 por ciento en comparación con el 2016.

Aunque buena parte de estas pérdidas se deben a la tala y a las quemas ilegales para aumentar las áreas destinadas a agricultura y ganadería, también se deben considerar otro tipo de acciones, unas intencionales y otras accidentales, que podemos ayudar a prevenir.

Lo primero que se debe considerar es que en épocas de sequía, con altas temperaturas y vientos constantes, se debe tener especial prudencia en el manejo de los factores que pueden iniciar el fuego. Una chispa, un fósforo encendido, un cigarrillo sin apagar o un vidrio que actúe como lupa, pueden dar origen a un incendio forestal.

Estos factores se pueden controlar con bastante facilidad, siempre y cuando se tenga una actitud de prevención, un conocimiento de los desastres que se pueden causar y un mínimo respeto por la naturaleza.

En Colombia, la persona a la que un juez declare culpable de provocar un incendio forestal, puede enfrentar penas entre tres y seis años de prisión y multas que varían de acuerdo con la intensidad y extensión del daño causado.

Si ves a una persona que está intentando provocar un incendio forestal, llama al 123 de la Policía Nacional, pero si el incendio ya está en curso comunícate con los bomberos de tu localidad; por fortuna Colombia ha fortalecido su capacidad de respuesta ante incendios de este tipo.

Los Cuerpos de Bomberos cuentan con el apoyo del Batallón de Prevención y Atención de Desastres del Ejército Nacional, la Defensa Civil Colombiana, la Policía Nacional, los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo y Parques Nacionales.

Pero al igual que las valerosas acciones de los miembros de estas instituciones, un ciudadano responsable debe mantener una actitud de prevención para evitar incendios forestales, y de agilidad y rapidez para hacer una llamada oportuna a los bomberos, cuando el incendio ya comenzó.

Cargando