Corte: Se debe garantizar el servicio de luz en las cárceles del país

La Corte dice que no hay excusa para que quienes estén privados de la libertad no cuenten con este servicio.

Colprensa

La Corte Constitucional terminó pronunciándose a raíz de la queja de una persona recluida en el centro carcelario San Isidro en Popayán, porque se dañaron las lámparas de su celda y permanecía en la oscuridad.

Alegaba la persona que se estaban vulnerando sus derechos al mínimo vital y a la dignidad humana, y tuvieron que pasar más de dos años para que al final le dieran la razón.

Vea también: En dos años la Fiscalía pidió que investigaran a 22 congresistas

La Corte revisó su situación y estableció que el Inpec cumplió con su tarea, había informado sobre la necesidad de garantizar el fluido eléctrico en los patios del 1 al 10 de alta seguridad y del 11 al 13 de mediana seguridad. Incluso había solicitado también la revisión del servicio de agua, pues el sistema ya estaba deteriorado.

Esa información fue remitida a la Uspec, quien debía actuar y no lo hizo, por lo que la Corte Constitucional señala que violó los derechos fundamentales a las personas que allí se encuentran.

El tribunal advierte que esta situación no se puede volver a repetir y recordó lo que dice la CIDH respecto a que no se puede “alegar dificultades económicas para justificar condiciones de detención que no cumplan con los estándares mínimos internacionales en la materia y que no respeten la dignidad del ser humano”.