Así funcionan los ‘Centros de Escucha’ contra la violencia

Se trata de un programa enfocado en la prevención y la lucha contra las sustancias alucinógenas.

Caracol Radio

Desde Tumaco, Nariño, y frente a decenas de familias en el sector de Playa Bajito, se realizó el lanzamiento del programa nacional “Centros de Escucha”. En la Perla del Pacífico hay doce de estos espacios”.

“Llegué porque un vecino de la cuadra me dijo que estaba participando en esta actividad. Me gustó porque no es obligatorio, me gusta bailar y cantar. Soy muy alegre. Aquí todos somos alegres a pesar de muchas cosas que pasan. Bailo y canto eso me hace feliz”, dice a Caracol Radio una de las jóvenes que aceptó la invitación de mostrar su talento y principalmente “ser escuchada”.

Luz María, una de las líderes sociales, luego de realizar una presentación de baile, manifestó que “este programa es la oportunidad de sentirnos escuchados, de sentirnos reconocidos y de hacer parte de la comunidad”.

Your browser doesn’t support HTML5 video

“El 70 por ciento de los eventos que perturban la convivencia de las comunidades, su seguridad, tiene relación directa con las drogas o las acciones para lograr el consumo”, mencionó el viceministro de Relaciones Políticas del Ministerio del Interior, Héctor Olimpo Espinosa.

El funcionario agregó que estudios y estadísticas “demuestran cómo el 72 por ciento de los jóvenes que se encuentran en el sistema penal especial, cometieron las conductas delictivas con algún tipo de asociación con sustancias sicoactivas, ya sea porque hacían parte de redes de producción y distribución; porque estaban bajo el insumo o porque buscaban recursos para satisfacer su adicción”.

Según el viceministro del Interior, la forma tradicional como se vienen abordando los problemas de seguridad y convivencia, a pesar de algunos logros, estos “se tornan insuficientes si de construir una política de seguridad y convivencia sostenible se trata”.

“Desde la óptica tradicional, coercitiva de la seguridad, necesitaremos siempre más pie de fuerza, más carros, más motos, más estaciones, más cámaras, más recompensas, más jueces, más fiscales, mas cárceles, más y más (...) Desde otra óptica, no excluyente, sino complementaria de la óptica anterior, deberíamos pensar en intervenir los contextos sociales donde el delito se reproduce”, dijo el funcionario.

Your browser doesn’t support HTML5 video

Y agregó: “en esos ambientes de exclusión donde se encuentran la pobreza, el conflicto, el desplazamiento, la violencia intrafamiliar, la falta de oportunidades y la ineficacia del estado para dar respuesta a sus demandas”.