¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Funcionamiento de la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos está en cero

Esta semana se evaluarían los decretos que le permitirán entrar a operar.

Luz Marina Monzón, Directora de Unidad de Búsqueda de Desaparecidos /

Aunque el decreto 288 de 2018 determinaba que hasta el 15 de julio había plazo para que entrara a operar la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos, el mismo no se cumplirá, pues aún falta que se aprueben las órdenes para crear su planta y estructura.

“Una vez aprobados esos decretos, que yo espero que suceda esta semana, ya la Unidad tendría que entrar en funcionamiento, que significa en términos prácticos, que tendría que empezar a vincular el 30% de la planta, si es que se mantiene la propuesta del Ministerio de Hacienda”, explicó la directora Luz Marina Monzón.

Y es que entrarían a operar por partes. La propuesta, a la que hace referencia, consiste en que la Unidad se conformará progresivamente: este año se contrataría al 30% del personal, el 50% el próximo año y el 20% restante en el 2020.

Según la directora, podrían empezar a trabajar con solo ese personal porque lo que se harían en primera medida es definir las metodologías de la investigación y también, se hará un trabajo de coordinación con las entidades que han venido buscando a los desaparecidos, en primera medida la Fiscalía General de la Nación.

“Puede que la Fiscalía lleve avanzado el proceso de búsqueda, entonces coordinamos si haríamos algo conjunto o si la entidad termina el proceso”, señala.

El presupuesto, también es algo que aún no se define. Para este año se espera que el presupuesto sea notificado por parte del Ministerio de Hacienda, y para el 2019 el Congreso será el que tenga la última palabra. Pero desde ya se sabe que el Gobierno no está de acuerdo con los 104 millones de pesos que solicitaron, sino solo con un porcentaje de dicha suma.

*Los tres retos que enfrentará la Unidad*

Mientras lo operativo se define, la directora Monzón, tiene claros sus retos. El primero es identificar el verdadero universo de personas dadas por desaparecidas en el marco del conflicto armado. .

“No se tiene una cifra concreta, ni cierta de cuál es el universo de las personas dadas por desaparecidas. Ello significa que una cifra maneja Medicina Legal, otra maneja la Fiscalía, otra cifra maneja el Centro Nacional de Memoria”, dice.

El segundo reto, es el miedo, pues los casos de desaparición continúan, y las familias víctimas podrían inhibirse de colaborar con información.

“La desaparición forzada es algo que ha ocurrido en todos los lugares donde hemos ido y sigue ocurriendo, que es lo más dramático. Esto no sea algo del pasado, sino algo actual, y la gente tiene miedo de ser víctima de desaparición”, señala.

Y el tercer reto, es la coordinación con las entidades existentes, la cual califica como una oportunidad para establecer protocolos claros de hasta qué punto va el trabajo de la Unidad, hasta cuál va en de la Fiscalía y cómo se pueden colaborar.

 

 

 

Cargando