¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Electricaribe está tocando fondo?

Una nueva amenaza de apagón toma fuerza en la Costa Caribe por la crisis financiera y tutelas contra la empresa.

El daño ocurrido la semana anterior en la ciudad de Cartagena, donde durante más de 30 horas el turístico sector estuvo sin energía por un intento de hurto de cables, pudo repararse en dos horas, según el presidente del sindicato de Electricaribe, Hamilton Barreto, para quien esta situación es un reflejo de la crisis de equipos de reacción y mantenimiento de la empresa.

Pero "ahí nos tardamos todo el día porque los equipos en almacenes son mínimos: faltan transformadores, fusibles y cables, los que llegan no son suficientes", indicó Barreto, esperanzado en que las lluvias no se intensifiquen en la Costa porque no habría la capacidad suficiente de responder a los daños.

La crítica situación se origina por la falta de recursos para adquirir equipos, ya que de los $300.000 millones que Electricaribe destina para la compra de energía anticipada al Sistema de Interconectado Nacional, está recaudando $280.000 millones, es decir, hay un saldo en rojo que al pasar de las semanas sigue creciendo.

"Es por esto que urge que el Gobierno Nacional desembolse los $320.000 millones que se aprobaron en el Conpes de noviembre del año anterior", indicó el líder de los trabajadores.

Según la Superintendencia de Servicios Públicos, solo hasta mediados de este mes el Ministerio de Hacienda terminaría con los trámites para hacer la millonaria inyección, de la que a juicio de los expertos depende la posibilidad de evitar un apagón en el Caribe colombiano.

Mientras ocurre la entrega del capital, la mala calidad del servicio afecta a 2.5 millones de usuarios, muchos de ellos comerciantes, quienes aseguran verse golpeados con los recurrentes interrupciones del fluido eléctrico.

"Las cuadrillas están demorando mucho en arreglar los daños y eso está haciendo que perdamos muchos alimentos y productos en tiendas y restaurantes", expresó Carlos Marín, presidente seccional de la Unión Nacional de Comerciantes, en donde actualmente hay 2.000 afiliados activos.

Marín agrega que los comercios están pasando muchas horas sin energía y "la percepción es que el servicio empeoró tras la intervención del Gobierno Nacional a Electricaribe".

Pasivos pensionales superan el billón de pesos

Cifras entregadas por Sintraelecol advierten que los pasivos pensionales de Electricaribe pasaron de $700.000 millones antes de la intervención, a al menos $1.3 billones después de que la Superservicios tomara las riendas de la compañía.

Es por ello que los expertos consideran que además de superar el rezago en inversiones por $7 billones en las redes y subestaciones, este es otro de los retos que debe superar el nuevo operador, lo que hace poco atractiva a la prestadora del servicio eléctrico en la Costa.

"Hay más de 200 tutelas contra Electricaribe en donde solicitamos unos incrementos de nuestra mesada pensional pactada desde 1983 y que hasta la fecha no se han aplicado", explicó Jorge Freja, vicepresidente de la asociación de pensionados de Electricaribe, Asopelcaribe.

Precisamente una de estas tutelas fue fallada a favor de los jubilados por un juez de Ciénaga ordenando a Electricaribe el pago de $2.020 millones a 13 ex trabajadores en el Atlántico por concepto de reajuste, decisión que fue desacatada por el agente Interventor, Javier Lastra, por lo que cumple su ocho días de arresto.

"Pagar estos recursos pondrían en riesgo el proceso de intervención", dijo Lastra antes de entregarse a la Policía Metropolitana de Barranquilla para cumplir con la medida.

Gremios han reaccionado tras conocer la amenaza que representan las tutelas contra Electricaribe bajo las condiciones en que se encuentra la empresa: Ricardo Plata, presidente de Intergremial, dijo que "la empresa está asumiendo obligaciones adicionales que hacen inviable a la compañía".

La directora Ejecutiva de la Cámara de Comercio de Barranquilla, María José Vengoechea, fue más allá y pidió a las Altas Cortes revisar los casos. "La junta directiva de la Cámara cree que no es el momento oportuno para fallar contra los recursos que hoy necesita la empresa".

Cargando