¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Prismático
con prismático

Cinco preguntas para Nicolás Maduro

 

Nicolás Maduro tiene un hábito. El presidente de Venezuela se suele dirigir a sus adversarios políticos en los actos públicos como si de una conversación se tratara. Lo hace con mandatarios extranjeros, dirigentes la oposición y, en general, con las voces críticas. Esta fórmula de monólogo, a la que también recurría Hugo Chávez, sirve sobre todo para lanzar insultos sin demasiados rodeos. El último falso interlocutor fue Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, al que llamó “culebra venenosa” e interpeló de manera directa. “Sí, te hemos derrotado y te vamos a derrotar”, le dijo esta semana. Su discurso gira casi siempre en torno a tres campos semánticos, el de la paz, el de la soberanía y el de la libertad, que después de dos décadas de apropiación simbólica han quedado reducidos a cenizas. Resulta pertinente plantear algunas preguntas, quizá no las habituales, sobre cada uno de ellos, incluso siguiendo ese modelo de diálogo ficticio.

 - El pasado 7 de junio, en medio de una catástrofe económica sin precedentes, usted aprobó nuevos fondos para llegar a un millón de milicianos. Con el armamento adecuado, opinó, “habrá paz y tranquilidad”. ¿Cómo explica su llamado a la convivencia si esta se persigue tejiendo fidelidades a través de las armas? Sabe usted, además, que el significante de la paz social no es prerrogativa de nadie, de ningún político, sino un asunto que afecta a todo el mundo. Vivir en paz no es, en ningún caso, lo mismo que exigir que dejen en paz a quien detenta la autoridad. ¿Es consciente de que esa retórica coincide con la de doctrinas tan escalofriantes como el nacionalcatolicismo?

 - Recalibrar los niveles de soberanía popular debería aumentar la calidad de una democracia. No obstante, en la práctica la gestión del chavismo ha alimentado una oligarquía, es decir, ha pervertido la que supuestamente era la premisa de su revolución en nombre de una concepción de patria engañosa, porque solo lo es para unos pocos. Parafraseando a Zavalita, ¿en qué momento se jodió la soberanía? En los sectores tradicionalmente fieles a su Gobierno, hay militantes que comienzan a avergonzarse del carné del PSUV, pero no conciben otra opción que seguir apoyándolo. ¿En qué medida se debe el mantenimiento del sistema de misiones sociales, cada día más debilitado, a un cálculo electoral?

 - Naciones Unidas denunció recientemente “graves violaciones de derechos humanos” en Venezuela. Documentó cientos de homicidios, la violencia de las fuerzas de seguridad contra manifestantes, detenciones arbitrarias, torturas y la represión de las llamadas Operaciones para la Liberación del Pueblo (OPL). La ONU también advirtió de la impunidad de las autoridades. La hiperinflación mantiene bajo el yugo a la población. Días antes de las elecciones del 20 de mayo, una pareja de policías pidió limosnas a dos periodistas a la salida del aeropuerto de Maiquetía. Y a propósito de informadores, el jueves fue el Día del Periodista. La mayoría están presionados o amenazados. Ustedes hablan de libertades. ¿La libertad de un Gobierno para actuar sin contrapoderes cómo se llama

Cargando