¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Estado de Chiapas afronta comicios entre violencia y temor de fraude

Los ciudadanos temen que el resultado en las urnas no sea respetado por el ambiente tenso y de confrontación.

La población del sureño estado de Chiapas se muestra desconfiada sobre las elecciones de este domingo porque dudan de que representan algún cambio en la entidad y en el resto del país.

Actualmente con un gobierno emanado del Partido Verde Ecologista en coalición con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en Chiapas las encuestas apuntan a una posible victoria en las urnas de Rutilio Escandón, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Pero los ciudadanos temen que el resultado en las urnas no sea respetado por el ambiente tenso y de confrontación que prevalece en el estado por la presencia de grupos armados en varios municipios que exigen regirse por los usos y costumbres indígenas.

"Estamos preocupados porque en nuestro municipio de Oxchuc se crearon las autodefensas del voto, desde el 2016 se vive una intolerancia brutal y constantes violaciones a los Derechos Humanos. Espero algo mejor de lo que tenemos hasta ahora", dijo a Efe Carla Gómez, sobre la situación de inseguridad de su municipio.

Vea también: La izquierda se acerca a la Presidencia en México

La joven, favorable al candidato presidencial izquierdista Andrés Manuel López Obrador, de Morena, aseguró que hasta ahora no sabe a quién votar como gobernador de Chiapas, ya que ninguna de las campañas de los aspirantes le han convencido.

"Esperemos que no haya violencia ese día para poder emitir el voto", explicó, puesto que las autodefensas de la Comisión de Paz y Justicia, grupo radical que lucha por la aplicación de los Usos y Costumbres en su municipio, han dividido al pueblo, aseguró. 

El grupo de autodefensas anunció que estará pendiente de que no se cometa fraude y que levantará (se llevará) la paquetería electoral, algo que "nos pone nerviosas", subrayó Gómez, estudiante de Ciencias Sociales.

Por otra parte, desplazados por persecución política en el municipio indígena de Chenalhó dudan que tras los comicios para gobernador pueda cambiar su precaria situación.

Sostienen que harán valer su derecho ejerciendo el voto en casillas extraordinarias que se establecerán en su refugio temporal en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas.

"Tenemos poca esperanza, la situación es muy difícil y creo que nada va a cambiar sin voluntad", señaló Javier Hernández, indígena tzotzil y uno de las más de 240 personas desplazadas.

Hernández opina que la situación es "complicada" porque los desplazados no tienen cómo mantener a sus hijos y adquirir alimentos se dificulta por los altos costos que tienen en la ciudad.

Vea también: Jóvenes mexicanos buscan un cambio y lo esperan con López Obrador

Los candidatos locales tratan a contrarreloj de ganar apoyo para los comicios de Chiapas, que tiene un censo de poco más de tres millones de votantes.

Este domingo ellos renovarán el cargo de gobernador de Chiapas, a los diputados del congreso local y 122 alcaldes y a nivel federal votarán por el Presidente de México y el Congreso.

Araceli Burguete, investigadora del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), expresó a Efe que en Chiapas "se viven momentos confusos y violentos".

La experta prevé unas elecciones plagadas de irregularidades, como la compra de votos y señaló que habrá una alta abstención por el miedo al fraude electoral.

"Yo percibo un miedo al fraude y hay una incertidumbre en cuanto a los resultados", dijo la experta, quien señaló que en las elecciones a gobernador hay "compra de votos" y "hay demasiada intervención y manoseo en el proceso electoral".

Treinta millones de mexicanos recibieron ofertas a cambio de su voto durante esta campaña electoral, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional Democracia Sin Pobreza.

Este domingo, 89 millones de mexicanos están llamados a las urnas en todo el país para elegir al presidente, congresistas, senadores, nueve gobernadores y 3.400 cargos locales.

 

 

Cargando